Petróleo mexicano, la ambición de EU

petroleo-1140x580

Estados Unidos siempre ha querido el petróleo mexicano. Quiso hacerse de él en 1994 con George Bush padre y lo quiere ahora con Donald Trump. Para quienes lo duden, aquí está la confesión de Carlos Salinas: “Bush me pidió que el petróleo formara parte de las negociaciones del TLC”.

Salinas es parte del cuerpo de negociadores del tratado entrevistados por TV Azteca para su reportaje de profundidad TLC: entre el muro y la oportunidad, que se transmite este sábado al cumplirse 23 años de su instrumentación.

La suerte es decisiva: si no hay habilidad de los nuestros y Trump se sale con la suya, están en riesgo 532 mil millones de dólares de intercambio México-Estados Unidos.

LOS SÚPER PODERES DE VIDEGARAY

A Luis Videgaray no le ha ido mal al lado del presidente Enrique Peña Nieto. Es su hombre de mayor confianza con o sin cargo. Como secretario de Hacienda y Crédito Público tenía súper poderes allende su dependencia, suficientes para hacer candidatos aunque luego fueran derrotados. Sus apadrinados son en su mayoría financieros metidos a políticos sin el carisma ni la humildad de quien busca el voto en las colonias, se identifica con la gente y asume sus problemas.

Ahí está parte del fracaso de electoral del partido en el gobierno. Tampoco le fue mal cuando dejó el gabinete por organizar, a partir de su cercanía y sociedad con Jared Kushner, yerno de Donald Trump, la visita del republicano a México. Trump recibió trato de jefe de Estado: recepción en Los Pinos, salir en las tomas de televisión en primer lugar, ningún reclamo por sus insultos a los mexicanos y posición ambigua sobre el muro.

A partir de esa promoción de imagen el candidato reposicionó su campaña y colocó en el electorado estadunidense, sobre todo entre los latinos, su viabilidad presidencial.

MAS INFLUENCIA QUE RUIZ MASSIEU

Luis Videgaray dejó el cargo pero no el poder. Mantuvo su gran comunicación con el presidente Enrique Peña y, tras la victoria republicana, apareció como el único interlocutor con derecho de picaporte y capaz de tutear a Donald Trump. Volvió a ganar.

¿Pero qué hizo cuando estuvo sin secretaría de Estado? Mucho. Empezó a pergeñar la estrategia del gobierno y del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los estados donde habrá elecciones: estado de México, Nayarit y Coahuila.

Los dos primeros no tendrán problema, pues el priísmo está domesticado para postulaciones por dedazo, eufemísticamente llamadas candidaturas de unidad.

En Coahuila es distinto. Idea de Videgaray es pensar en la consulta interna en Coahuila para quitar poder a los hermanos Rubén y Humberto Moreira. Esto incluye cerrar las vías institucionales para una candidatura del ex gobernador a diputado local, antesala del fuero cuando la dirigencia de Enrique Ochoa trae de bandera la lucha contra la corrupción.

El argumento suena válido: Humberto Moreira descalificaría el discurso de la transparencia del gobierno y le generaría críticas cuando más necesita para preparar su salida.

RIQUELME, UN MOREIRISTA EN LISTA

1.- No será fácil restar poder a los hermanos Moreira. Rubén y Humberto tienen ascendencia sobre la estructura priísta –el primero más en la laguna y el norte, el segundo en la capital- y sin ella ningún candidato impuesto puede garantizar la permanencia del PRI. Además, no hay cuadros cualificados. Como se ve el ambiente, el único competitivo sería Miguel Riquelme, presidente municipal de Torreón, con gran influencia en La Laguna y gente de… ¡Rubén Moriera! Esperemos. Y 2.- era notorio el vacío de información gubernamental luego del alza a las gasolinas, diesel y gas. José Antonio Meade era un solitario en la llanura nacional y fue necesaria la intervención del presidente Enrique Peña para el posicionamiento del Estado.

Pocos han hablado con la claridad del coordinador César Camacho Quiroz, quien a nombre de diputados y senadores priístas presentó la disyuntiva: mantener los subsidios a los energéticos o afectar programas sociales como Prospera, el Seguro Popular o quitar la mitad de presupuesto al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Share This Post:

jrconde