Penetración, el mayor reto en seguros

moodys-710492_2

El principal reto para la industria aseguradora en México es el nivel de penetración de ésta, ya que actualmente se encuentra en 2.3% respecto al Producto Interno Bruto (PIB), lo cual la pone por debajo de otras economías similares o más desarrolladas, indicó Francisco Uriostegui, analista de seguros de Moody’s México.

“Nos encontramos bastante lejos de un nivel óptimo de penetración, por ejemplo, una industria desarrollada como la de Estados Unidos maneja un nivel de 7.3% respecto al PIB, mientras que Chile maneja 4.8%”, explicó.

A decir del analista de Moody’s, este reto trae consigo otros de tipo cultural, ya que los mexicanos también necesitamos de una mejor cultura y conciencia de los riesgos a los cuales estamos expuestos, sobre cómo administrar estos riesgos y cómo comprar coberturas para proteger nuestro patrimonio.

Agregó que las nuevas generaciones también representan otro reto, ya que éstas demandan cada vez más productos personalizados.

“Esta personalización también les ayudaría a las aseguradoras a bajar costos (…) el hacer productos más personalizados responde a las necesidades de las nuevas generaciones y de esta manera, poder incrementar de manera más rápida la penetración (…) en los últimos años, la evolución de la penetración ha sido positiva y si seguimos con el mismo ritmo; podríamos alcanzar los niveles promedio en los próximos cinco años”, aseguró el analista de Moody’s.

Respecto a la implementación de Solvencia II, si bien ya se dio de manera efectiva el año pasado, aún hay aspectos que se están afinando y aseveró que no se debe perder de vista a aquel 5% de compañías que no consiguieron los niveles de capital requerido.

“Si en la siguiente evaluación vuelven a caer en un incumplimiento, el regulador procederá a hacer una visita directa a la compañía”, aseveró.

Tasas de interés y elecciones, los otros retos

Actualmente, el Banco de México tiene su tasa de interés de referencia en 7.0%, el nivel más alto desde marzo del 2009, lo cual beneficia al sector asegurador dado que muchas de las inversiones de éste se encuentran a corto plazo, las cuales se actualizan con el alza de tasas y generan más rendimientos.

Sin embargo, Francisco Uriostegui aseveró que cuando las tasas empiecen a bajar representarán un reto para las aseguradoras, tanto para poder arreglar su portafolio de inversión así como para poder prevenir la forma en que se van a dar estas disminuciones.

“Estos últimos incrementos han sido muy rápidos y si se reduce la tasa con la misma velocidad, las aseguradoras tendrán que evaluar, en su momento, cómo podría impactar al final los niveles de utilidad, ya que el manejo de inversiones constituye una de las partes más importantes de la industria”, explicó.

Por otro lado, ante el cambio de gobierno del próximo año, indicó que la parte de fianzas está muy expuesta a esto, pues van ligadas al gasto de infraestructura.

“Durante los últimos años, el gasto de infraestructura ha sufrido y las afianzadoras que suscriben este producto han reflejado en su tasa de crecimiento esta disminución de obra pública; sin embargo, no es tan preocupante porque los niveles de rentabilidad que tienen se han mantenido bastante sólidos y fuertes, lo que habla bastante de la experiencia y la capacidad técnica de las afianzadoras”, destacó.

Para el 2018, agregó, se espera que el gasto de infraestructura se revitalice sobre todo porque, actualmente, se están viendo resultados positivos por parte de la reforma energética y el desarrollo de nuevos proyectos, los cuales necesitarán de las fianzas y seguros.

Share This Post:

jrconde