Pemex no ha importado el crudo que quería de Estados Unidos

57a90c139852a

Diez meses después de que México obtuvo un permiso especial paraimportar crudo de Estados Unidos, aún no ha traído ni un solo barril.

En octubre Petróleos Mexicanos solicitó al Departamento de Comercio permiso para cambiar su crudo pesado por petróleo más liviano producido en formaciones de esquisto.

El permiso fue concedido. El esfuerzo fue parte del plan de la empresa para aumentar la calidad de los combustibles en sus refinerías, y llegó meses antes de que el gobierno eliminara todas las prohibiciones a las exportaciones de petróleo de Estados Unidos.

Sin embargo el petróleo no ha llegado, según los informes más recientes de la Oficina del Censo de Estados Unidos y la Secretaría de Energía. Pemex dice que no tiene sentido económico traer crudo de Estados Unidos a los precios actuales. Incluso si el potencial de ganancias mejora, la cuestión sigue siendo si la infraestructura de México sería capaz de manejar las importaciones y si sus refinerías en crisis podrían procesarlo.

Roberto Montes, gerente de coordinación y logística de refinación dePemex, dijo en una entrevista el año pasado que no había la infraestructura necesaria para importar crudo de Estados Unidos en buques petroleros.

El objetivo de producir gasolina de mejor calidad y diésel combinando crudo pesado mexicano con petróleo ligero de Estados Unidos se ha estancado en un momento en que las refinerías de la petrolera encaran constantes pérdidas operativas, una menor inversión e interrupciones constantes.

México, que durante años requirió suministros de Estados Unidos, ha tenido que recortar 162 mil millones de pesos (8.7 millones de dólares) del presupuesto de Pemex en los últimos dos años para hacer frente a la caída en los precios del petróleo, comprometiendo la eficiencia de las unidades que procesarían el crudo importado.

«No me sorprendería si las refinerías no estuvieran en condiciones de recibir los envíos», dijo John Padilla, director general de IPD Latin America, en una entrevista telefónica. «La compañía está en una crisis de liquidez en toda regla, lo que significa que puede destinar cada vez menos dinero a la refinación y el procesamiento de crudo».

Cuando Pemex obtuvo una licencia de Estados Unidos en octubre del año pasado para importar hasta 75 mil barriles por día a cambio de crudo mexicano pesado, el productor estatal dijo que comenzaría a recibir crudo ligero de Estados Unidos para reducir el contenido de azufre en su combustible.

No obstante, seis refinerías de México están funcionando a alrededor del 60 por ciento de su capacidad y 35 sufrieron interrupciones no programadas en el primer trimestre, lo que hizo que el país aumentara las importaciones de combustible. Las unidades han acumulado pérdidas anuales de más de 100 mil millones de pesos luego de que la refinación cayó el año pasado a un mínimo desde al menos 1990.

Pemex dijo que reevaluaría las compras si los márgenes potenciales mejoraran y existiera la infraestructura adecuada. Las importaciones se han pospuesto debido a que ya no serían tan rentables, dijo la compañía en una respuesta a preguntas enviada por correo electrónico. El productor sigue utilizando su propio crudo ligero para mezclarlo con el pesado, según el comunicado.

Share This Post:

jrconde