Pemex, la ficha de cambio en las elecciones

Al calor de las próximas elecciones comienzan a hervir pleitos del pasado que, al igual que el crudo y sus refinados, destilan culpas y rencillas a la luz de un inevitable cambio de gobierno.

Así, se hace más evidente el acuerdo que se dice existió entre el PRI y el PAN para que este último apoyara el dudoso resultado de la elección de 2012, y que incluía dejar Pemex a cargo de connotados panistas.

Por ejemplo, el actual director de Pemex, el ingeniero en alimentos egresado del ITESM, Carlos Alberto Treviño Medina, fue director corporativo de administración de Pemex en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, bajo las órdenes de Juan José Suárez Coppel.

Con la llegada de José Antonio González Anaya a Pemex se hizo más evidente el arribo de funcionarios que crecieron en las administraciones panistas como Armando Palacios Hernández, recién nombrado director de Pemex Logística; René Curiel Obscura, quien fuera el jefe de la oficina de la dirección de Pemex; Mauricio Peters Krayem, coordinador de giras, entre otros.

Se hicieron aún más notorias las negociaciones del gobierno federal con el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, ya que quien fuera su secretario de Finanzas y Administración, Guillermo Bernal Miranda, fue nombrado director de Pemex Perforación y Servicios; de igual manera Alejandro Minor Castillo, titular del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia en Puebla y titular de Servicios Jurídicos de la delegación del IMSS en el mismo estado, fue nombrado gerente de Servicios Jurídicos Sureste de Pemex.

Con lo antes descrito, se ha facilitado la negociación de contratos en favor de empresas ligadas a importantes miembros del panismo, tal es el caso de Santiago Creel Miranda y de un gobernador de un estado del norte del país que, presumiendo de su buena relación con el actual director de Pemex, negoció la ampliación de un contrato por un monto mayor a los 16 millones de dólares y que a la fecha acumula más de 300 por ciento en ampliaciones de monto, en favor de la empresa Sarreal, SA de CV, de Tamaulipas, que le da servicios a pozos petroleros de Pemex, la cual lo apoyó fuertemente durante su campaña.

Así, la lealtad de los petroleros panistas se pone a prueba a unas semanas de arrancar las campañas presidenciales. Y desde Los Pinos, vía Sener, se intentan mover todas las piezas posibles entorno a Meade, aprovechando la cercanía que éste también tuvo con el PAN.

A inicios de este año, el subdirector de Producción Bloques Sur de Pemex, Plácido Gerardo Reyes Reza, convocó a ciertos contratistas a una reunión con el objetivo de compartir nuevas y buenas noticias de lo que depara este 2018.

En su presentación, Reyes Reza planteó un incremento sustancial en la actividad física de servicios e intervenciones a los pozos en los estados de Veracruz, Chiapas y Tabasco, cerca de 801 en total, lo que en teoría significaría más trabajo para empresas contratistas al servicio de Pemex, pues también aseguró que habrá una fuerte inversión económica.

Nada más alejado de la situación actual por la que atraviesa Pemex, y si es que pusieron atención los asistentes, en las letras chiquitas planteaba que toda contratación de iniciativas está sujeto a la autorización presupuestal. Y eso es justamente lo que no tiene actualmente Pemex, el presupuesto está sumamente corto y para pesar de los contratistas, todo esto no son más que promesas.

Ante la imposibilidad de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de publicar unas tarifas eléctricas eficientes, le pidieron su renuncia al director general de Análisis Económico de la Unidad de Electricidad de la CRE, Jesús Gerardo Berumen Glinz, a quien no le alcanzó con sólo venir de Hacienda. Hoy su lugar lo ocupa Alejandro Beltrán, a quien le tocará afinar los detalles de las nuevas (terceras) tarifas que se publicarán en marzo. Ni modo.

Me cuentan que algunos desesperados ‘especuladores’ que ofrecieron la energía renovable ‘más barata del mundo’ en las pasadas subastas del Mercado Eléctrico Mayorista le han ido a tocar la puerta, casi llorando, a los grandes generadores del país, entre ellos Iberdrola, para que les compren los proyectos que todos los bancos desprecian, pues los precios ofrecidos no son rentables.

Por supuesto que en la Secretaría de Energía, concretamente en la oficina del nuevo subsecretario de Electricidad, Fernando Zendejas, no están contentos, pero al final saben que igual que con otros proyectos de las primeras subastas, siempre está la buena banca de desarrollo para darles un empujón.

Share This Post:

jrconde