Pedrito sí está asegurado contra ACCIDENTES ESCOLARES

jugador_de_basquet

Pedro es de esos niños que le entran a todo: al basquetbol, al futbol y -aunque no es su preferido -también al voleibol.

Del regreso a clases, lo que más le gusta es ver gente para “echarse una cascarita”, dice; sin embargo, para sus papás -aunque están de acuerdo con que practique deportes-, es una gran preocupación que vaya a lastimarse. “Sobre todo porque casi siempre juega con puros mayores”.

Así como los papás de Pedrito, muchos otros temen al regreso a clases porque su hijo -y, por lo tanto, su cartera- está expuesto a sufrir esguinces, fracturas y torceduras.

Aunque se trate de una herida leve, entre honorarios del doctor, estancia en el hospital y medicamentos, el chistecito puede costarle al menos 1,000 pesos que, por tratarse del hijo, usted tendrá que desembolsar a ojos cerrados.

Pero los riesgos no sólo se encuentran al interior de la escuela, hay muchos otros fuera de ella como a los que se expone en el traslado de la casa a la escuela y viceversa, que podrían ser más peligrosos y costosos.

Para evitar esos pagos inesperados, existen los seguros contra accidentes escolares. En los colegios particulares (desde primaria hasta universidad y en algunos casos hasta posgrados y diplomados) el pago de éstos es obligatorio y puede costar alrededor de 500 pesos anuales.

Si en este regreso a clases usted ya le pagó a su hijo el seguro de accidentes escolares, entonces aprovéchelo y aprenda cómo reclamarlo.

COBERTURAS Y EXCLUSIONES

El seguro contra accidentes escolares cubre las posibles contingencias al realizar actividades y eventos académicos dentro de las instalaciones. No cubre enfermedades ni accidentes derivados de una.

Generalmente la suma asegurada por gastos médicos de un accidente tiene un tope de 50,000 pesos, aunque puede ser más según se especifique en la póliza.

Hay algunos contratos que cubren las actividades fuera de las instalaciones como servicio social, prácticas profesionales, torneos deportivos y salidas de campo, siempre y cuando estén organizadas y supervisadas por las autoridades académicas y deportivas de la institución.

Pero no siempre es así. Si su hijo hará un viaje académico, es mejor que revise su póliza porque podría no estar incluido.

“Cuando las escuelas tienen un evento fuera, existe la posibilidad de contratar extensiones de corto plazo desde 24 horas hasta 90 días consecutivos”, ejemplificó Salvador Gómez, director Comercial de Negocio Privado, MetLife México.

Y si el colegio no paga esa cobertura adicional, los alumnos pueden contratarla con precios desde 200 pesos por una semana, detalló.

También se cubren accidentes en los traslados pero sólo en trayectos ininterrumpidos y mientras no sea a bordo de una motocicleta. Si su hijo se fue al cine saliendo de clases y tuvo un incidente, la aseguradora ya no se hará responsable.

Las pólizas básicas cubren también fallecimiento accidental en la que la aseguradora se compromete a pagar una suma de hasta 100,000 pesos.

PAGO DIRECTO O REMBOLSO

LA ESCUELA SIEMPRE DEBE ESTAR ENTERADA

Hay dos formas de hacer efectivo el pago del seguro. Una es vía reembolso y otra es pago directo. En ambas es indispensable, para evitar malentendidos, que la escuela esté enterada.

Si por alguna razón el padre no quiere llevar a su hijo a la red de hospitales con los que tiene convenido la aseguradora, entonces puede llevarlo a cualquier otro hospital. Así, el padre deberá cubrir los gastos y después solicitar el reembolso correspondiente ante la aseguradora, explicó Igal Rubinstein, director general de Seguros S, compañía especializada en cotización y venta de seguros por Internet.

Por otro lado, si se avisa de inmediato a la escuela, entonces ésta puede reportar a la aseguradora el incidente, da el nombre del niño y la compañía se encarga de todos los gastos.

CÓMO TRAMITAR EL REMBOLSO

Para realizar un trámite de reembolso es necesario presentar en la escuela todos los documentos que acrediten que el accidente ocurrió ya sea durante los trayectos o al interior de las instalaciones:

Aviso de accidente (formato que proporciona la aseguradora).

Informe médico (formato que proporciona la aseguradora).

Carta de ocurrencia de hechos emitida por Recursos Humanos de la escuela.

Copia de identificación oficial del alumno o del padre (en caso de que sea a nombre de esta persona que se emitirá el cheque).

Solicitud de cambio de beneficiario si el cheque se debe de emitir a nombre del padre.

Comprobante de domicilio de la persona a la que se emitirá cheque.

Facturas originales a nombre del alumno que cumplan con todos los requisitos fiscales.

Orden médica de los estudios que le fueron practicados.

Share This Post:

jrconde