OMS INSTA A LOS PAÍSES A PROMULGAR DE MANERA URGENTE NUEVAS REGULACIONES PARA MEJORAR LA SALUD DE LA POBLACIÓN

obesidad-1280x640

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió a los gobiernos del mundo promulgar de manera urgente nuevas regulaciones para mejorar los índices de prevención en la población, y al mismo tiempo responsabilizó a los dirigentes políticos por no implementar acciones eficaces con respecto a los alimentos insalubres, el consumo excesivo de alcohol, los traumatismos y la precaria salud mental.

Según un estudio presentado por la institución, en el cual colaboraron la Organización Internacional para el Derecho al Desarrollo y las universidades Sídney y de Washington, existen múltiples maneras en que la promulgación de leyes puede actuar en favor de la salud pública.

La obra indicó asimismo que hay casos de éxito en el mundo sobre el uso de instrumentos jurídicos que mejoraron de manera comprobable la prevención y la seguridad sanitaria de la población. En este sentido, la OMS resaltó realidades como la de México, país en el cual se han aumentado los impuestos sobre las bebidas azucaradas; o Sudáfrica, que reguló el uso de la sal en los alimentos procesados; Australia, que exige un empaquetado del tabaco en envoltorios neutros; y Vietnam, nación en la que se obliga a los motociclistas a utilizar el casco mientras conducen.

El estudio que difundió la organización afirmó que los gobiernos pueden aprender de las propuestas regulatorias que se han ejecutado en naciones ajenas. No obstante, Rüdiger Krech, director del Grupo Orgánico de Sistema de Salud e Innovación de la OMS, en Ginebra, puntualizó que para que dicho ejercicio rinda resultados positivos se requiere un sistema que ejerza extraordinario compromiso, valor y persistencia frente a los intereses comerciales de las poderosas corporaciones.

A través del material difundido, la OMS detalló que las leyes sanitarias a menudo captan la atención de los grandes emporios de comunicación cuando repercuten radicalmente en los hábitos de consumo cotidiano de la población; de ahí que casos como el de México, con la introducción del impuesto para reducir el consumo de bebidas azucaradas, implantado en 2014, son hoy en día un referente mundial de la lucha para reducir los índices de la diabetes, las caries y la obesidad.

Pese a lo anterior, Lawrence Gostin, director académico del O’Neill Institute for National and Global Health Law, de la Universidad de Georgetown, advirtió que en nuestro país resta mucho por hacer en lo que se refiere a la industria refresquera. “El informe que desarrollamos ofrece una vía para utilizar intervenciones jurídicas basadas en datos científicos en favor de la salud y el bienestar humano. Sin embargo, todavía tenemos un camino muy largo por recorrer en estos aspectos si queremos mejorar y afrontar los desafíos que exige una sociedad más sana”, especificó.

Un progreso viable

Desde la perspectiva de la OMS, un aspecto clave para que los países puedan aprovechar las regulaciones más allá de lo convencional es la creación de entidades que rijan los sistemas de Salud, pues se ha visto que organismos nacionales de seguro médico o de reglamentación farmacéutica garantizan la disponibilidad de servicios eficaces.

El análisis aplaudió las posturas que recientemente han tomado las instituciones públicas y privadas del mundo para abordar padecimientos como el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), de manera que se han disminuido drásticamente brechas como la discriminación, facilitando así el acceso a servicios y tratamientos que reducen los daños.

Para Roger Magnusson, profesor de derecho y gobernanza sanitaria en la Universidad de Sídney, en la actualidad existen posibilidades muy grandes para modificar los sistemas de Salud tradicionales. “La legislación es un instrumento muy poderoso para que la vida de las personas sea más larga y saludable, además ayuda a que las economías sean más resilientes”, explicó.

Hacerse de la vista gorda puede costar caro

La investigación que desarrolló la OMS detectó que así como las leyes pueden ayudar a proteger la salud, su ausencia o incumplimiento expone a poblaciones enteras a amenazas sanitarias.

A guisa de ejemplo, el estudio expuso que en algunos países las debilidades en cuanto a reglamentaciones antitabaco son aprovechadas por poderosas empresas para comercializar sin control cigarrillos y captar a nuevos consumidores entre los jóvenes.

La incapacidad para cumplir con el Reglamentario Sanitario Internacional y el Convenio Marco para el Control del Tabaco es un tema que preocupa a la OMS. La investigación aseveró que la incapacidad de algunos países para practicar con disciplina este tipo de regulaciones expone al mundo a sufrir brotes potencialmente catastróficos y a padecer los impactos sanitarios a largo plazo que ocasiona el tabaquismo.

Por si fuera poco, dijo la OMS, la legislación también se utiliza, en muchas ocasiones, para impactar negativamente en la salud de la población; por ejemplo, se han puesto en marcha leyes que encarcelan a personas con enfermedades mentales. De igual forma, restricciones de viaje, como las que se hicieron respecto a África occidental en pleno desarrollo del virus del ébola, impidieron la llegada de personal médico a los países afectados; por consiguiente, se prolongó la epidemia.

De cualquier forma, la investigación divulgada enfatizó que, cuando la legislación se utiliza para proteger y promover la salud, puede ser un poderoso aliado.

En conclusión, la OMS fijó su postura frente a las regulaciones y agregó que las legislaciones que se basan en la no discriminación, en la participación y la transparencia tienen la combinación perfecta para garantizar que las respuestas sean apropiadas y sostenibles para la población.

Share This Post:

jrconde