LOS DESAFÍOS DEL SEGURO MUNDIAL DESDE LA PERSPECTIVA DE LA GFIA

El seguro mundial vive un momento definitorio, un punto de inflexión que nadie imaginaba tal como hoy sucede.  El marco regulatorio continúa concentrando toda la atención de un sector que se enfrenta a un sinfín de variables, lo que obliga a   cimentar de una vez por todas acuerdos y consensos que tengan como base la participación activa de todos los actores de la actividad aseguradora internacional, sin importar su tamaño.

 

Para dar respuesta a este desafiante entorno, hace seis años nació la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA, por sus siglas en inglés). En su corta trayectoria, este organismo ha avanzado tanto  que actualmente representa 87 por ciento de las primas a escala global. La institución aglutina a 44 asociaciones y federaciones pertenecientes a 63 países.

 

El  8 de noviembre de 2018,  México obtuvo un galardón  en la historia del seguro mundial, puesto que Recaredo Arias Jiménez, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), fue elegido como presidente del Comité Ejecutivo de la GFIA.

 

Debido a la importancia de esta designación,   Revista Mexicana de Seguros y Fianzas conversó con Arias Jiménez para dilucidar algunos aspectos de  la gestión que el funcionario pretende impulsar durante el bienio que presidirá la GFIA.

Para empezar, Arias Jiménez  reconoció que el organismo que ahora encabeza tiene  una necesidad apremiante de favorecer un consenso mucho más amplio entre aseguradoras y supervisores,    pues el objetivo es lograr un equilibrio adecuado que permita una operación en seguros más tersa y eficiente en materia de rentabilidad.

 

Recaredo Arias Jiménez compartió  asimismo detalles sobre la labor esencial, y para algunos hasta desconocida,  de un organismo de la importancia de la GFIA. Además, reveló ciertos pormenores  de la controversial normatividad contable IFRS17, iniciativa que, a su juicio, provocará un cambio radical en la contabilidad de los seguros.

 

A continuación, la parte medular de la charla que sostuvimos con el director general de la AMIS.

 

Su llegada a la presidencia de la GFIA es un hito histórico para la industria aseguradora de México. ¿Puede usted explicarnos   cómo trabaja esta institución internacional para armonizar los intereses de todos sus miembros, de manera que se edifique una visión global sobre el seguro?

 

La parte esencial para que ello ocurra radica en los comités, ya que éstos son  una representación que impulsa una agenda orquestada que nos permite estar a la par de las principales tendencias de aseguramiento mundial.

 

A través de estos grupos multidisciplinarios de trabajo, analizamos de manera detallada las propuestas que en materia de regulación están próximas a ver la luz. A final de cuentas, puedo decir que ésta  es una actividad muy enriquecedora, porque cada uno de los participantes brinda su opinión y a partir de esas posturas se forma un consenso que a todas luces favorece una visión conjunta, integral y sólida de la industria aseguradora mundial.

 

Por lo que nos comenta, el principal eje de acción de este organismo internacional es el análisis minucioso de     la regulación aplicada a los seguros en el mundo. ¿Hemos entendido bien?

 

Ése es el propósito inicial que dio paso a nuestro nacimiento; o sea, en el pasado,   todos los organismos gremiales compartíamos nuestras preocupaciones durante la junta anual que la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS) llevaba a cabo. En ese encuentro,   las asociaciones y federaciones nos juntábamos para debatir. Trazábamos una agenda y colocábamos sobre la mesa los aspectos torales que nos robaban el sueño como industria.

Después de mucho esfuerzo y consenso, se formalizó la GFIA. Actualmente, llevamos ya  seis años de operación. La fundación del organismo se remonta a 2012, y ocurrió en Estados Unidos, durante una reunión efectuada en  Washington.

¿La necesidad de integrarse en un solo frente tuvo como origen la crisis económica que azotó al mundo en 2008?

Aquella  circunstancia fue una razón de peso para aglutinarnos;  sin embargo, el principal factor que generó el nacimiento de   la GFIA fue que no existía en el orbe una asociación que fuera o pudiera hacer el contrapeso de la IAIS.

Recordemos que la IAIS es una asociación mundial de superintendentes o de comisionados;  por lo que nosotros, como sector, no contábamos con una voz global unificada que representara a la industria aseguradora del planeta.

¿Se podría afirmar entonces que la GFIA es la voz única del seguro mundial frente a las entidades globales encargadas de regular la operación de esta industria financiera?

Efectivamente. Se trata, en suma, de conformar una fuerza que funja como contraparte de los reguladores. Interactuamos con organismos de la talla del Financial Stability World, el Grupo de los 20 (G-20), el Fondo Monetario Internacional (FMI),  el Banco Mundial.

¿Están  sucediendo en el mundo cosas similares a las que experimenta México en materia de regulación?

Una de las cosas que más preocupan a la industria aseguradora en el mundo tiene que ver con el International Capital Standard. Hay muchas dudas respecto a la unificación de este método regulatorio.

Entendemos que el camino para instrumentar este tipo de normativas no es sencillo. Hace varios años, los  reguladores hicieron una actualización de los principios de una nueva regulación; sin embargo, en la actualidad  se está trabajando para ver de qué forma se implantan estos cambios en cada país.

Para la entrada en vigencia de este nuevo protocolo legal se eligió el próximo año;  no obstante, nosotros, desde la GFIA, estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para extender ese  plazo. Puedo comentar que, por ahora, algunos países han empezado a instaurar de manera voluntaria este nuevo método regulatorio.

Confieso que hay mucha resistencia en el seno del sector asegurador global para que este nuevo estándar regulatorio vea la luz. Existe una disputa para determinar si se adopta por principios específicos o si,  en su defecto, se instituye como una regulación prescriptiva.

La GFIA ya fijó su posición:  apuntamos a que sea una regulación por principios. De esta manera,   se termina con las grandes luchas que hubo en el pasado entre los modelos regulatorios europeos y el estadounidense.

Los miembros del Internationally Active Insurance Group serían los primeros en adoptar este nuevo método regulatorio. De hecho, hoy  ya están enfocados hacia la parte numérica y actuarial.

Ahora bien, ésa no es la única arista  que preocupa a la industria. Hay otra más difícil de limar que tiene que ver con la normativa IFRS17,   una regulación que significará un cambio radical en la contabilidad de los seguros.

Hemos alzado la voz a fin de  que nos den una prórroga de dos años para implementar esta normatividad. En lo que atañe a México, la postura del regulador es diferente, ya que autoridades como la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) sostienen que cualquier mecanismo que no forme parte del sistema contable nacional no tiene validez; en otras palabras,  para que dicha norma entre en vigencia en el país, primero tendría que ser reconocida por los organismos federales.

En  la GFIA somos  conscientes del reto que representa la IFRS17; por esta razón,  estamos trabajando coordinadamente para que se armonice este formato de la mejor forma posible y que la práctica contable y la manera de elaborar informes no cambien tan drásticamente.

Por supuesto que coyunturas propias del ámbito externo, como la innovación, los ciberriesgos y la resiliencia del sector frente a realidades innegables, como el cambio climático, forman parte de las prioridades de discusión.

Creo que el principal valor que ofrecen organismos como la GFIA es que todas las problemáticas se abordan   desde un diálogo de altura que permite tener una visión muy amplia de lo que pasa en cada uno de los países que conforman la institución, lo cual siempre aporta un conocimiento vasto y una perspectiva más lúcida sobre el negocio.

¿Es la  posición que usted ocupa  el nivel más alto que existe en el planeta en materia de seguros desde el punto de vista político y especializado?

Soy un representante o coordinador del seguro mundial. Básicamente, ésta es una labor de difusión, puesto que las posturas y los mensajes se desprenden, como ya lo había comentado, de la operación que llevan a cabo los comités.

La intención que me nace al asumir esta función es hacer realidad   una participación mucho más activa de todos los afiliados.Recientemente realizamos un par de encuestas  sobre microseguros e inclusión financiera. Estos  ejercicios son muy enriquecedores, ya que permiten proyectar tendencias que a final de cuentas   arrojan un sinfín de datos de gran valor para la industria aseguradora.

Por supuesto que lo político también  juega un papel fundamental, porque en estas discusiones cada miembro tiene posiciones muy definidas; sin embargo,  reconozco que hay un ambiente cordial y de colaboración en el seno de la institución.

En las diferencias hay grandeza, y   desde el punto de vista gremial es el consenso lo que siempre nos permitirá   posicionarnos como una industria fortalecida.

¿Qué significa para  México esta presidencia de resonancia mundial?

En primer lugar, nos coloca en una posición de innegable ventaja, puesto que   nos estamos alimentando de primera mano con información muy valiosa para que podamos tener más elementos de interacción y negociación con el regulador.

En segundo lugar,   estar tan cerca de mercados que globalmente son mucho más desarrollados  nos permitirá como industria estar al tanto de las últimas tendencias de aseguramiento mundial, lo cual en la actualidad es determinante para dar respuesta al nuevo entorno y a las cambiantes demandas del  consumidor.

La GFIA funciona como cualquier otra asociación; es decir, el nivel de compromiso en cuanto a  participación determina la capacidad de influir.

¿Existe un consenso mundial para hacer frente a los obstáculos que surgen cotidianamente  y que evitan que la industria aseguradora pueda avanzar?

Insisto, uno de los temas que más preocupan al sector asegurador mundial es adoptar la normatividad IFRS17.   Es un cambio sin precedentes en las prácticas actuales de contabilidad de seguros; fundamentalmente, el cambio consiste en que se deben elaborar los informes de una manera diferente de  la convencional. La adopción de este modelo contable representará un costo financiero enorme para las compañías.

¿Esta nueva práctica contable volverá  más atractivo al sector asegurador o generará   mayor incertidumbre en los inversionistas?

Amplía los riesgos desde el punto de vista de la toma de decisiones, ya que la lectura de los estados contables cambiará drásticamente.

Es innegable que con el esquema regulatorio basado en Solvencia II se avanzó mucho en lo que respecta a disciplina de mercado y transparencia financiera; no obstante,   también es inobjetable que con un esquema diferente en virtud del cual se modifica la comprensión de la información se orilla a la industria a que se encarrile nuevamente en la vía del aprendizaje.

Por lo antes expuesto, desde la GFIA estamos solicitando más tiempo para conocer a ciencia cierta todas las implicaciones y alcances de la IFRS17.

Por lo que ya adelanta, parece que  tendrá usted mucho trabajo, ¿no le parece?

No recae toda la responsabilidad sobre mí; no obstante, es obligatorio que esté informado y actualizado para poder fijar posición frente a organismos de la talla del G-20.

En resumidas cuentas,   durante la gestión que ahora se inicia procuraremos  lanzar mensajes muy puntuales, de manera que los reguladores sean  conscientes de los problemas que enfrentamos las asociaciones frente a temas tan sensibles como el entorno regulatorio.

Uno de los objetivos más importantes que perseguimos como GFIA es hacerles notar a lo organismos multilaterales, como el FMI o el Banco Mundial, que la operación financiera de los seguros dista mucho de la de los bancos; por ese motivo, la normatividad que rija   la operación de las aseguradoras tiene que ser específica y debe adaptarse a su modelo de negocio.

¿Qué sentimientos le provoca el hecho de  estar en la línea de fuego ante estos desafíos que enfrenta el seguro mundial en la actualidad?

Considero que, cuando tienes un puesto de esta  trascendencia, lo principal es que seas muy consciente de que no eres   jefe de nadie, sino un simple coordinador o representante; es decir, estás para servir a los demás.

Cuando se juega en estas ligas, hay que operar con un gran sentido de responsabilidad, porque los intereses deben ser generales; por lo tanto, las necesidades que se ataquen no deben obedecer a caprichos o a propensiones específicas.

En definitiva, creo que en organismos como la GFIA se debe laborar bajo una mentalidad totalmente gremial, ya que solo así se podrá diferenciar entre lo que la gente quiere y lo que el sector necesita.

Share This Post:

jrconde