La metamorfosis de la prevención (Kafka y los Seguros)

metamorfosis

Cuando Franz Kafka entró a trabajar en el Instituto de Seguros de Accidentes de Trabajo (agencia italiana) fue valorado enseguida por su superior como un “brillante planificador” y excelente abogado. Las labores que Kafka realizaba en el Instituto eran variadas: formular recursos contra las infracciones de los empresarios; redactar textos propagandísticos y divulgativos para el Instituto (como por ejemplo sobre el seguro obligatorio en el ramo de la construcción, los seguros de automóviles y la prevención de accidentes); la representación del Instituto ante los tribunales y las visitas de inspección a las fábricas.

Gracias a sus numerosos viajes de trabajo, Kakfa llegó a conocer muy bien el mundo interior de las fábricas y canteras (fábricas de vidrio, de bisutería, de aprestos, de tejidos, alfombras…) A menudo enviaba una postal a su novia Felice desde el pueblo en el que se encontraba. A comienzos del siglo XX, los empresarios de la región de Bohemia se echaban a temblar cuando veían entrar por la puerta de sus fábricas a aquel pequeño y enjuto inspector de riesgos laborales. Kafka, no podía ser de otra manera, redactaba magníficos informes en materia de riesgos. Al visitar unas canteras escribió: “cualquier profano en la materia advertiría la peligrosidad del trabajo en este corte rocoso”.

El superior de Franz Kafka tenía muy buena consideración de él y llegó a decir que poseía “una gran diligencia y constante interés por todos los objetivos”, además de que “Kafka desarrollaba actividades en interés del Instituto fuera del horario de trabajo”. Las visitas, los informes y las conferencias del Dr. Kafka en materia de derechos laborales y prevención de riesgos causaban mucho disgusto a los empresarios, quienes llegaron a quejarse públicamente en la prensa por el aumento de sus contribuciones y los “sobresaltos” que les causaban las inspecciones de trabajo.

Los derechos de los trabajadores y la normativa de prevención de riesgos son nociones que hoy consideramos como normales en el ámbito laboral. No sucedía lo mismo a principios del siglo XX. Kafka no solo fue uno de los mejores escritores del pasado siglo, sino que contribuyó también a que los derechos de los trabajadores y la prevención laboral de riesgos sufrieran una auténtica metamorfosis, y se convirtieran en una pesadilla kafkiana para los empresarios.

Share This Post:

jrconde