LA IMPORTANCIA DE LA INNOVACIÓN EN LA INDUSTRIA DE PRODUCTOS Y SERVICIOS FINANCIEROS

Captura-de-pantalla-2017-01-20-a-las-10.37.52-a.m.

Cuando Jorge Ortiz comenzó a acercarse a temas de emprendimiento, venía de una carrera de banquero que incluía atender al mercado mexicano desde Nueva York para Citi Group y UBS, uno de los bancos suizos más grandes. Desde ahí comenzó la idea de emprender para levantar fondos de capital privado, Venture capital y otros proyectos.

“Empiezo a acercarme al tema de emprendimiento, innovación, tecnología, y así es como termino involucrándome en Fintech, cuando tal vez no se estructuraba el término, sino era una ola de emprendedores en finanzas que querían utilizar tecnología. El término fue amalgamándose poco a poco”.

Su involucramiento se da de una manera más concreta cuando comienza a estructurar The Fintech Hub, un concepto para crear la primera incubadora y aceleradora especializada en Fintech. “Claro que las incubadoras ya existían antes, pero eran generalistas, recibían proyectos de muchos tipos; así que yo comienzo a trabajar porque creo que con la especialización puedes dar mucho mejor servicio, de manera enfocada y focalizada en la industria naciente de Fintech”.

Creando la estructura, se dan cuenta de que existían emprendedores en este rubro, pero no una industria estructurada y consolidada que pudiera ser reconocida como tal, que considerara su interacción con bancos, casas de bolsa, aseguradoras, fondos de inversión, empresas de tecnología y gobierno, e incluso despachos de abogados que quieren especializarse en Fintech. Nace así la inquietud de crear una asociación que pudiera darle esta estructura y nace Fintech México.

“Fintech México es una asociación civil sin fines de lucro que busca estructurar la industria en nuestro país y dar a conocer el sector de manera interna en México para que se vaya haciendo cultura del uso de tecnología para el desarrollo de productos y servicios financieros, que reconozca a los subsectores, como los pagos digitales, el crowdfunding, sistemas antifraude y, claro, Insuretech”.

A la par se trabaja de manera muy activa fuera de México, logrando que el país sea considerado líder a nivel Latinoamérica en este tema, ayudando a formar la asociación de Centroamérica y El Caribe, Perú, Colombia, Chile, e impulsándolo en otros países como Argentina y Brasil. Como fundadores del Global Fintech Hub Federation, han podido participar en encuentros internacionales para ir a presentar lo que está ocurriendo en México.

“Algo de lo más relevante es el trabajo que la asociación está haciendo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Banco de México y la Secretaría de Hacienda, que es trabajar en la creación de la Ley Fintech, que va caminando muy bien y va a abrir muchas oportunidades de emprendimiento”.

El Fintech Hub

Como una iniciativa independiente de la asociación, Jorge Ortiz lanza este mes el primer Fintech Hub de Latinoamérica, único en la región con estas características y magnitud. “Consiste en tener una incubadora y aceleradora especializadas para Fintech, más un área de co-working en la que los emprendedores Fintech puedan tener un espacio, desde una silla hasta una oficina propia. Éste es el corazón de la iniciativa, el poder reunir a un gran número de participantes de la industria y que todos estemos físicamente trabajando juntos”.

Ortiz asegura que la dinámica es muy atractiva, porque como emprendedor estás trabajando en tu proyecto, y de pronto te encuentras un problema u obstáculo, pero tienes a otros como tú enfrentando probablemente el mismo problema, a unos metros de distancia.

“Puedes levantarte a la barra de café y conocer a otro emprendedor con el cual intercambiar problemas o preocupaciones de los proyectos, y ahí se da una retroalimentación o se pueden buscar soluciones en conjunto. Lo que queremos es que se pueda dar, a través del intercambio de experiencias, la creación de un conocimiento colectivo que ayude a que la industria se desarrolle más rápido”.

En este espacio habrá de todo, desde ideas completamente nuevas que entrarán a la incubadora, hasta ideas más cristalizadas, o completamente aterrizadas, que estarán en la aceleradora. En el espacio de co-working habrá proyectos que ya tienen cierta tracción y además estarán los Innovation Labs, que están diseñadas para que instituciones como bancos y aseguradoras puedan tener un implante dentro de Fintech Hub.

“Las grandes instituciones pueden aportar estructura corporativa, años de conocimiento acumulado, alianzas, sinergias, inversión…, y lo que el emprendedor aporta es agilidad, disrupción, atrevimiento y al estar los dos en un mismo lugar, conviviendo diario con este choque de ideas, esperamos crear conocimiento, que cada uno se fortalezca en cuanto a sus competencias y esto sea un impulso para desarrollar la industria Fintech en el país de manera más estructurada”.

La interacción se provoca

Aunque ya hay programas de incubación o aceleración con verticales de Fintech, por lo general están hechas por empresas que lo hacen de manera efímera para un proyecto en específico. Se trata de programas nómadas.

“Aquí lo que planteamos es, a través de alianzas con otros Hubs, como el de Israel o Reino Unido, impulsar esa interacción en un solo lugar y de manera permanente, a través de eventos, conferencias, talleres de trabajo, eventos de networking, drinks…, donde se de una relación más relajada”.

El Fintech Hub contará con un Bar, que es una combinación entre cafetería y pub, al que en la mañana puedes ir por un café y quedarte a trabajar ahí, como en la tarde puedes tomar una cerveza o un whisky mientas conversas con personas que están en el mismo canal.

“En el auditorio (con capacidad para 120 personas) haremos conferencias, talleres de trabajo en los que invitaremos a dos o tres expertos, reconocidos, que inicien una discusión sobre su especialidad. Todo es orientado a trabajar; así que mapearemos diversas actividades de Fintech y rayaremos las paredes para desglosar temas complejos como los sistemas de pago electrónico o la operación de Bitcoin”.

Todo esto será abierto a la comunidad, así como mi agenda personal y la del equipo que coordina The Fintech Hub. De modo que, si tú te asomas a mi agenda y ves que voy a tener una reunión con alguien que a ti te interesa, puedes ver si se trata de una junta abierta e integrarte; o bien, si la junta es privada, puedes aprovechar para presentarte al término y generar una relación o cita independiente.

“El espíritu es compartir, de manera generosa pero inteligente. No voy a dar una cita crucial a mi competidor directo probablemente, pero sí se trata de compartir, y la comunidad se da cuenta cuando alguien está abusando y sola hace a un lado a la persona que no entiende la dinámica o no la quiere aplicar. Pero, siendo francos, ahora mismo no vale la pena competir entre nosotros porque no hay tanto mercado. Lo que creemos es que podemos impulsar juntos la idea, y ya que tengamos millones de usuarios entonces si quieren sí competimos”.

Acceso casi para todos

“Ahora mismo hay muchos emprendedores jóvenes, y claro que también se están generando algunos vicios de mercado. Algunas ideas están muy locas o son muy difíciles de aterrizar, pero una gran parte son ideas muy aterrizadas que van agarrando tracción. Cualquiera puede acercarse, que nosotros vamos a estar pendientes de detectar a las manzanas podridas, que tengan temas de egoísmo, que vengan sólo a perder el tiempo y a quitárselo a los demás”.

Tanto la incubación como la aceleradora tienen procesos de selección y admisión, pero para la parte de co-working lo único que se necesita es que se trate de una iniciativa Fintech, en todo el espectro, incluso la parte de proveedores. Con eso es suficiente para entrar.

Innovación dentro de grandes empresas

La innovación no puede darse a puerta cerrada en la caja de cristal que son los corporativos. Incluso cuando se crea un laboratorio de innovación interno, las jerarquías son muy marcadas. “Tu dile al director de innovación que lo que acaba de decir es una soberana tontería. Quiero ver quién de sus empleados se lo va a decir”.

Además, muchas de estas iniciativas son encabezadas por personas formadas dentro de las instituciones.

Si las empresas tienen la oportunidad de sobrevivir y tener éxito muchos años es por sus procesos y procedimientos. Éstos cuidan que el negocio no se invente de cero cada vez que llega alguien nuevo, pues cuidan riesgos, regulación y temas que deben ser observados. El problema es que son un freno para la innovación, porque el sistema mismo rechaza las nuevas ideas.

“Vamos a pensar que lo quieres hacer bien y te vas a la Roma o a la Condesa y te contratas al tipo más loco que ves. Te va a llegar en patineta a la oficina de la aseguradora, y al principio te va a encantar la idea. El problema va a ser un par de semanas después, que le pase cerquita con la patineta a la directora de Recursos Humanos; entonces le vas a decir que la use para llegar, pero no en los pasillos, hasta que mejor terminas dándole coche de la compañía”. Esto, dice Ortiz, mata esta parte de la creatividad e innovación.

Pero no sólo eso: “Digamos que este nuevo elemento trae una excelente idea. Le vas a pedir que vaya a Compliance y a Legal para conocer su opinión… Para la quinta vez que te lo rebotan le vas a pedir que antes de traer una idea primero se las presente a esas áreas, porque si no para qué discutirla. Terminas matando la innovación”.

Para lo que sirve un espacio como Innovation Lab es para sacar al equipo de innovación y rodearlo de emprendedores, ponerlos en donde están sucediendo las cosas, para darle rienda suelta a la gente y que pueda permear en la organización. En este espacio se puede invitar a gente de Legal, Compliance, Operaciones, Procedimientos y otras áreas para que se metan a este mundo y puedan involucrarse en la innovación desde el principio.

“Comprendo el trabajo de estas áreas, que están para cuidar a la empresa, pero es importante que empiecen a ver el futuro de sus propias áreas y no sólo permitan la innovación sino que la impulsen y colaboren en el desarrollo de nuevas ideas. Quien participa aquí se vuelve un embajador más de la innovación dentro de la empresa y va a buscar como sí se pueden hacer las cosas”.

Ver un perro (el Hub es Pet-friendly) o a alguien llegando en patineta a la oficina, tomando una cerveza o un trago son cosas que nunca van a verse en el corporativo de una institución financiera tradicional. Sin embargo, mezclarse con este ambiente puede crear disrupción, que es lo que se necesita para transformar una organización o un mercado.

“Las aseguradoras deben ver que a través de una startup pueden llegar a segmentos de la población que no pueden alcanzar o donde de plano no son queridos. Un emprendedor puede tener la solución para detonar el tema de microseguros, por una nueva y nunca antes pensada manera de distribuirlos, generando disrupción. Y ellos no tienen que ir a buscarte a tu corporativo; tú tienes que salir de ahí y venir a convivir con ellos”.

Conservando talento con la innovación

Sucede frecuentemente que ejecutivos dentro de la compañía tienen ideas de negocio que no son escuchadas o son muy complicadas de implementar dentro de la organización. Entonces ese ejecutivo decide que es momento de ser emprendedor y renuncia a una posición valiosa para arrancar por su cuenta, sólo para entender, dos años más tarde, de que la idea no era tan buena (nadie la compró), y debe regresar a su industria a colocarse en condiciones mucho menos favorables.

“La opción para las empresas es que, si hay algún ejecutivo que tenga una idea así, antes de dejar que se vaya pueda venir a un Hub como éste, comience a pensar sobre la idea, reciba mentoría, pruebe la idea, la incube y analice si es viable o no. Pueden pasar varias cosas: la idea no es viable y el ejecutivo no perdió su carrera dentro de la empresa; la idea es viable y se asocia con otro emprendedor que la puede llevar a cabo sin que el ejecutivo deba salir de la empresa; la idea es tan buena que es adquirida e impulsada por la misma institución; o la idea resulta tener tanto futuro que el ejecutivo decide arriesgarse, pero ya con cierta estructura y conocimiento de que su idea puede funcionar”.

Share This Post:

jrconde