Juegos Olímpicos: un negocio millonario

Rio-f1

Desde este viernes y por espacio de 17 día los ojos del mundo estarán puestos sobre Brasil, durante el desarrollo de los Juegos Olímpicos 2016 (JJOO), que tienen como sede la ciudad de Río de Janeiro.

Junto con el Mundial de Fútbol, este es el evento deportivo más importante del planeta y su gran magnitud no solo genera interés por lo que pasa dentro de la canchas sino también por lo que se mueve alrededor de ellas.

En el aspecto financiero, el costo de los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 ya ha superado el presupuesto inicial en 51% e incluso se espera que el sobrecosto alcance 1.6 mil millones de dólares, mientras el agobiado país se encuentra en su segundo año de recesión, según revela un estudio de la universidad de Oxford.

La investigación asevera que, incluso con el sobrecosto estimado, el monto total, que sería de 4.6 mil millones de dólares, es aún modesto en comparación con lo que desembolsaron los anfitriones anteriores, como Londres y Barcelona, lo cual hace de los Juegos Olímpicos una de las inversiones más riesgosas que puede hacer una ciudad, indicó el diario mexicano El Financiero.

“Cuando Río decidió postularse para ser sede de los Juegos Olímpicos, a la economía brasileña le iba bien”, dice el estudio dirigido por el profesor Bent Flyvbjerg, de Oxford.

“Ahora, casi una década después, los costos subieron y el país se encuentra en su peor crisis económica desde la década de 1930 con un crecimiento negativo y falta de fondos para cubrir los costos”, agregó.

Los JJOO atraerán a Río de Janeiro alrededor de 400 mil turistas, lo que representa menos de una tercera parte del millón y medio de foráneos que captó el Mundial de fútbol en 2014, según reveló el presidente del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur), Vinicius Lummertz.

Sin embargo, destacó que la justa deportiva será transmitida a más de 5 mil millones de espectadores, lo que proyectará la imagen de Brasil como un destino en el que se pueden realizar grandes eventos y un polo de inversión que vale la pena explorar.

Datos recientes señalan que se espera la movilización de más de un millón de turistas locales y que, en un período menor a 10 años, los grandes eventos que han tenido su sede en el país amazónico permitieron impulsar grandes inversiones, por ejemplo, el incremento de la capacidad hotelera en Río.

Durante este evento que comienza hoy, se tiene asegurada una ocupación cercana al 90%, con una oferta adicional de, por lo menos, 30 mil cuartos en las ciudades circunvecinas a la sede.

Inversión publicitaria

No obstante a los problemas financieros y otras coyunturas, no todo será pérdidas, pues se estima que estos JJOO generen una gran cantidad de dólares, al menos en términos publicitarios y de mercadotecnia, algo que aprovechan algunas marcas globales.

De acuerdo a las estimaciones oficiales, los ingresos que tendrán estos juegos provienen en 51% de patrocinantes locales e internacionales, 25% del Comité Olímpico Internacional, 16% de la venta de entradas que oscilan entre los 11 y 1.300 dólares, y el restante producto de la venta de merchandising y distintas licencias.

En la mayor justa deportiva de este año se espera que las acciones publicitarias superen los 2 mil millones de dólares, según la firma ZenithOptimedia.

La televisión, como es de esperarse, atraerá a buena parte de los anunciantes del planeta, aunque la publicidad en otros medios como Internet sigue ganando terreno y se espera que este año hagan, literalmente, su agosto dentro de la torta publicitaria.

Los expertos estiman que la transmisión por TV en directo de cada una de las competencias sea vista por unos 4.500 millones de espectadores y que serán 100 mil horas de contenido transmitido a más de 500 emisoras en el mundo, incluyendo Venezuela que contará con las emisiones de Tves (señal abierta), Directv Sports y Fox Sports. Mientras, MeridianoTV-TeleAragua y TeleTuya TLT ofrecerán cobertura directa del evento deportivo en el sitio.

Los derechos de transmisión para Latinoamérica los ganó América Móvil del empresario Carlos Slim. De acuerdo con información de la compañía, aproximadamente 3 mil profesionales de las empresas locales Claro, Embratel y NET (subsidiarias de la empresa mexicana) estarán trabajando durante todo este evento, la mitad de ellos de manera permanente.

Por internet

Se estima que 79% de los fans de los JJOO seguirán y compartirán todo el evento solo por Facebook, que lanzó su oferta con nuevos marcos para personalizar la foto de perfil con motivos olímpicos, mensajes de apoyo a la delegación favorita o seguir en directo resultados de las competencias.

En el caso de Snapchat, se realizó un acuerdo con NBC para mostrar momentos importantes.

Google anunció que sus servicios de búsqueda, mapas y video, contarán con contenido especial relacionados con lo que sucede en la ciudad de Río y transmisiones a través de YouTube.

Para poder proveer toda la infraestructura tecnológica necesaria en Brasil y mantener conectadas a millones de personas, se hará uso de más de 181 mil kilómetros de cables de fibra óptica, 17 mil km de cables submarinos, 17 mil radio-bases de telefonía móvil, ocho satélites en órbita y cinco data centers.

La red olímpica tendrá una velocidad de 40 gigabits por segundo, conectando más de 60 mil puntos de acceso a la red, distribuidos en más de 100 sitios.

Las marcas

Las marcas estarán presentes de cuatro maneras distintas. En primer lugar como patrocinadores mundiales, que son socios del evento durante los cuatro años anteriores. Allí estarán Coca-Cola, McDonald’s y P&G.

En segundo lugar, como patrocinadores oficiales: marcas brasileñas como Bradesco, Embratel o Claro cumplen ese rol. En tercer lugar están los partners que prestan servicios regionales (Sadía, Cisco, Skol).

Finalmente, marcas como Nike ocuparán la cuarta posibilidad, la de ser proveedor oficial.

Cada marca tendrá además un papel acorde a sus características: por ejemplo, Bradesco se hará cargo de las finanzas y los seguros, Nissan brindará los automóviles oficiales, y así sucesivamente.

Pero, no todo es luz dentro de este aspecto, pues los atletas que participan deben romper todo vínculo con las marcas y empresas que no sean patrocinadores oficiales de los juegos, o enfrentar sanciones.

La medida, vigente hasta el 24 de agosto, también reserva para los patrocinadores oficiales el uso de varios “términos olímpicos”. Eso significa que atletas y compañías deben de tener mucho cuidado en la forma en cómo usan en público palabras como “victoria”, “esfuerzo”, “verano” y ”Río”.

Y, dependiendo del contexto, la lista de términos y expresiones “prohibidas” también incluye “2016”, “oro”, “plata”, “bronce” y “medalla”, entre otras. Es decir, si una deportista como el jamaiquino Usain Bolt gana una medalla, Puma, la marca que lo patrocina no podrá felicitarlo con una campaña publicitaria, ya sea en televisión, prensa o en las redes sociales, o al menos no podrá hacerlo con un mensaje que incluya las palabras mencionadas.

Leer más en: http://www.elmundo.com.ve/noticias/estilo-de-vida/deportes/juegos-olimpicos–un-negocio-millonario.aspx#ixzz4GVUDWyOp

Share This Post:

jrconde