EMPRESAS MÁS PREOCUPADAS POR ATAQUES CIBERNÉTICOS QUE POR TERREMOTOS

Seguridad-informática-600x398

Los ataques informáticos son de mayor preocupación para los directores generales de las grandes compañías en México que fenómenos naturales como un terremoto o un incendio, lo que abre un nuevo nicho de mercado para las aseguradoras.

Las empresas tienen una alta exposición al riesgo de ser víctimas de un ataque cibernético- sin importar el tamaño de la organización-está situación podría sacar del negocio a cualquiera, señaló Francisco Oliveron, director general de RSA Seguros México.

“El sector asegurador debería estar enfocado en generar alternativas para proteger a estos clientes de los nuevos riesgos más que en las coberturas de productos tradicionales”, indicó el directivo,

De acuerdo con la firma de seguridad Symantec en 2015 la ciberdelincuencia tuvo un costo para el país de $101,400 millones de pesos, 13 veces más que lo obtenido por fraudes bancarios un año previo.

Además, este delito vulnera a cinco de cada seis empresas en México y se estima que el 40% de los 54 millones de mexicanos conectados fue víctima de un ciberataque, por lo que ya se considera el segundo delito más grande del país, detrás del narcotráfico, de acuerdo con Alestra.

Precisó que en la actualidad, las grandes empresas ya tienen programas de prevención de desastres, de recuperación de siniestros, ya tienen identificado quién puede maquilar en caso de que se requiera, hay opciones.

Sin embargo, “para riesgos reputacionales, ataques cibernéticos, robo de información o inconvenientes legales la exposición sigue siendo alta”, afirmó el experto de RSA Seguros México.

Aseguradoras deben “evolucionar”
Las empresas aseguradoras deben innovar el foco de negocio, incorporar protección contra ataques cibernéticos podría ser uno de los caminos.

El mismo sector asegurador es susceptible de sufrir un ataque cibernético o ser víctima de fraudes por robo de identidad, refirió Adolfo Loera, director general de Biometría Aplicada.

Para el directivo, el escenario actual de cibercrimen obliga también a las empresas aseguradoras a evolucionar e integrar tecnología a su industria.

“En la banca estamos trabajando en el buró biométrico, que está próximo a lanzarse y que está siendo impulsando por un fideicomiso denominado FIMPE, cuyo objetivo es unificar las características biométricas de los usuarios”, añadió.
Con ello, se busca evitar fraudes o robo de identidad, además de tener herramientas para un mejor análisis de un potencial acreditado. En el caso de las administradoras de ahorro para el retiro (Afores) por ley ya es obligatorio que los traspasos sean avalados por la biometría del usuario.

Loera detalló que las biometrías que más piden las instituciones financieras en general son las de huellas dactilares y rostro.

Share This Post:

jrconde