EL ZIKA Y SUS IMPLICACIONES EN LA INDUSTRIA DEL SEGURO

zika.jpg_1718483346

En México, el primer caso del virus del Zika se registró en noviembre de 2015, y hasta el 30 de enero de 2016 se han contabilizado 50 casos. En los seres humanos, el virus produce la enfermedad por virus zika (ZIKV), transmitida a personas por la picadura de mosquitos del género Aedes. 

De acuerdo con datos del estudio Enfermedad por virus de Zika.  Información para la industria del seguro, publicado recientemente por Swiss Re, en la república mexicana el estado más afectado es Chiapas; aunque se han registrado casos en Guerrero, Oaxaca, Sinaloa, Veracruz y Yucatán. 

La publicación establece que los primeros brotes de la enfermedad tuvieron lugar en la Micronesia (2007) y en la Polinesia Francesa (2013). En 2015 se registraron brotes en Brasil y Colombia que se expandieron rápidamente a otras zonas de América. A la fecha, suman 26 los países y territorios americanos con circulación autóctona del virus. El país con mayor número de personas afectadas es Brasil, con poco menos de un millón y medio de casos de infección por ZIKV desde el inicio del brote. 

El virus es transmitido a las personas a través de la picadura de un mosquito hembra del género Aedes. Las hembras de estos mosquitos ponen sus huevecillos en superficies u objetos diversos con agua estancada, como cubos, cuencos, bidones, jarras, platos para mascotas, ollas, macetas, floreros, llantas y latas vacías.

En relación con las manifestaciones clínicas, el análisis detalla que suelen ser leves y en la inmensa mayoría de los casos la recuperación es completa luego de dos a siete días. La mortalidad es escasa o nula. 

En cuanto a complicaciones, los brotes de infección por el virus se han asociado a un aumento inusual en el número de casos de síndrome de Guillain Barré (SGB); y se ha detectado una asociación con otros síndromes neurológicos, tales como meningitis, meningoencefalitis y mielitis. 

Además, en su informe de febrero de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala un preocupante aumento en el número de recién nacidos con microcefalia, asociada a los brotes de infección por ZIKV. 

Aunque son necesarias investigaciones adicionales, se ha identificado el genoma del virus en la autopsia de niños microcefálicos de madres infectadas con ZIKV en el embarazo. 

En relación con el diagnóstico, por el momento no hay pruebas comerciales disponibles, aunque están en desarrollo. 

El diagnóstico se lleva a cabo empleando la reacción en cadena de la polimerasa, una prueba que permite detectar el ARN viral. 

El estudio también indica que no existe una vacuna para prevenir la enfermedad. La única vía de prevención es evitar la picadura del mosquito y su reproducción. Se recomienda remover los posibles sitios de cría del mosquito y reducir el contacto entre los mosquitos y las personas. 

No hay un antiviral específico para el tratamiento de la enfermedad por ZIKV. Se recomienda exclusivamente reposo, líquidos y uso de paracetamol para el dolor y la fiebre. Se ha recomendado no usar aspirina u otros antiinflamatorios no esteroides hasta que haya sido descartado el dengue, para reducir el riesgo de hemorragia. 

No existe actualmente una vacuna para el virus ni se  han documentado casos de reinfección por ZIKV, por lo que se considera que la respuesta inmune del hospedero confiere protección permanente.

Implicaciones para la industria del seguro 

Cobertura básica 

Debido a que la enfermedad por virus del Zika muestra por lo general un curso autolimitado, con desaparición de los síntomas al cabo de dos a siete días, y a que la mortalidad es escasa o nula en ausencia de complicaciones, es factible soslayar el riesgo una vez que el sujeto ha superado la fase aguda con desaparición completa de los síntomas. Sin embargo, debido a los informes de presencia de SGB (síndrome de Guillain Barré) varios días después de la infección aguda por virus del Zika, parecería recomendable un periodo de aplazamiento de aproximadamente un mes antes de la aceptación del riesgo.

En el caso de niños con microcefalia u otras anomalías congénitas, las complicaciones resultarán evidentes al momento de la suscripción.

Invalidez 

El riesgo es mínimo, excepto en casos complicados con SGB u otros síndromes neurológicos capaces de generar secuelas permanentes. Se ha descrito que una discapacidad persistente de grado variable puede observarse hasta en un 20 a 30 por ciento de los adultos con SGB y que un tercio de los afectados cambian su empleo por uno menos demandante o no regresan al trabajo. Sin embargo, menos de un 10 por ciento tendrán secuelas neurológicas significativas y, de éstos, solo una fracción tendrá criterios típicos para RI o ITP. 

Enfermedades graves 

Algunas de las secuelas asociadas al SGB o a otras de las complicaciones neurológicas relacionadas con la enfermedad por el virus del Zika (por ejemplo, parálisis) pueden estar incluidas en las coberturas de graves enfermedades. El riesgo, sin embargo, es limitado. 

Gastos Médicos 

Se espera un impacto limitado en pólizas de Gastos Médicos debido al carácter breve y autolimitado de la infección aguda por virus del Zika, con empleo de medicamentos de bajo costo, sin necesidad de hospitalización. Sin embargo, existen casos asociados de mayor impacto que incluyen el tratamiento del SGB y de sus eventuales complicaciones en el largo plazo, y el tratamiento de otras entidades neurológicas vinculadas al ZIKV. Los gastos por supervisión prenatal estrecha, pruebas específicas de diagnóstico y cuidados especializados en embarazadas con evidencia de fetos microcefálicos relacionados con infección por virus del Zika durante el embarazo se encuentran habitualmente excluidos en la mayoría de las pólizas como “complicaciones del embarazo o del parto”. 

Los gastos médicos derivados de la atención del recién nacido con microcefalia (que incluyen cuidados y pruebas especializadas) causarán un impacto significativo en la mayoría de los casos, debido a que los padecimientos congénitos en el recién nacido quedarán usualmente cubiertos si la póliza de la madre ha cumplido con un periodo de antigüedad predeterminado (que es por lo general de 10 meses). 

Siniestros

En caso de siniestros, las pruebas diagnósticas especializadas no siempre estarán disponibles, y los requisitos se verán reducidos al informe clínico del médico o de la institución tratante. Sin embargo, se encuentran en desarrollo pruebas rápidas en saliva, orina o sangre, y es factible que estén disponibles en fecha próxima.

Share This Post:

jrconde