EL SER HUMANO, LA MAYOR AMENAZA PARA EL PLANETA

revilla

Han pasado 329 años desde que la cafetería de Edward Lloyd apareciera por primera vez en la London Gazette. Cinco relojes habían sido robados y el artículo invitaba, a quien tuviera algún tipo de información, a que se acercara a Lloyd, en su local ubicado en el centro.

En aquella época unas 80 cafeterías estaban asentadas dentro de los límites de Londres. Eran los puntos de encuentro entre emprendedores y mercaderes. Cada una tenía su especialidad, y la de Lloyd consistía en proveer inteligencia en todo lo referente a embarcaciones.

A ese café, que pronto se estableció en el número 16 de Lombard Street, en el centro de Londres –y de los negocios de esa época- acudía gente con mucho dinero para reunirse con los marinos mercantes que lanzaban sus productos a la aventura.

Pronto, Edward Lloyd propuso que comenzaran a organizarse y, en lugar de sólo prometer pagar, los títulos de sus propiedades para garantizar el pago. Al mismo tiempo comenzó a llevar un registro de todas las transacciones que se hacían en el lugar.

Con el paso del tiempo ya no eran los marinos los que acudían personalmente a hacer el trato, sino los brókers; tampoco iban ya los millonarios emprendedores, que instituyeron a los suscriptores, personas de toda su confianza con autoridad suficiente para suscribir a su nombre. Luego se formaron los sindicatos, para dar la confianza y cuidar los intereses de los suscriptores.

“Lo interesante de esto, que sucedía hace más de 300 años, es que básicamente es lo mismo que hacemos hoy en día. En estricto sentido, sigue siendo ese café, aunque ahora proveemos licencias, que ya se expanden por todo el mundo ofreciendo acceso a los mercados más importantes”, dice en entrevista Daniel Revilla, Regional Head, Latin America / Country Manager, México.

Cuando una compañía es muy grande y tiene operación global, normalmente va generando su propia red mundial, con la ayuda de abogados y una cantidad de representantes legales en ese proceso, algo que resulta ser demasiado costoso para empresas de menor tamaño.

Así que cuando compañías más pequeñas quieren acceder a estas licencias internacionales –Lloyd’s tiene más de 200-, para colocar sus negocios en todo el mundo, la mejor forma de hacerlo es a través de Lloyd’s.

El principal rol de Lloyd’s hoy, afirma Revilla, es controlar que el mercado cumpla con normas de comportamiento y que las promesas se cumplan. La reputación de Lloyd’s se construyó, y se mantiene, por trabajar para proteger el capital centralizado, uno de los tres eslabones de la cadena de seguridad compuesta también por el capital de los que participan y las primas que se recolectan en el mundo.

“Ese capital centralizado está ahora en alrededor de tres billones de libras esterlinas y existe para entrar a cubrir obligaciones en caso de que alguno de los sindicatos no pueda cumplir con ellas. No es común que se utilice, pero está para eso, y es cuidado a través de supervisar el tipo de negocios que están suscribiendo los diferentes sindicatos”.

La razón de la expansión

Hace algunos años Lloyd’s comenzó a recibir presión en contra de la expansión de diferentes grupos de interés. El grupo que más se opuso en ese entonces era el de los brókers, porque este núcleo pensaba que su distribución global iba a permitir seguir atrayendo negocios.

“Pero lo que hemos visto es que, lentamente, el negocio de reaseguros complejos que estaba llegando a Londres dejó de llegar, y comenzaron a colocarse en centros regionales o en los mismos países.

El hecho de que en este mismo edificio donde llevamos a cabo la entrevista estén 150 personas de Swiss Re, o que a cinco minutos estén otras 40 de Munich Re, nos habla posiblemente de ese negocio que nos llegaba ya no nos esté llegando. Nuestros competidores comenzaron a extenderse y desarrollarse en estos mercados”, señala Revilla.

A lo anterior se le aúna que hoy existe más capital de lo común presionando los precios de los seguros a la baja. La abundancia de capital tiene que ver con que hoy viene de fuentes que antes no participaban en la industria de seguros y reaseguro, y que hoy lo hacen de manera innovadora porque les parece que hay una oportunidad de obtener rentabilidad, diversificando su panorama de inversión.

También juega un papel importante la tecnología, que está logrando romper barreras que antes resultaba imposible de derrumbar en materia de distribución, procesos, siniestros, reclamos y administración, y que están reduciendo los costos.

“Sin embargo hay varias líneas de negocio, algunas verdaderamente especializadas, donde tenemos un conocimiento y experiencia que hacen difícil que otros nos compitan. Porque arriesgarse a un negocio nuevo, donde no tienes historia, es una aventura que resulta costosa”, y Lloyd’s tiene más de 300 años de historia y experiencia sobre asegurar piernas de futbolistas, caras de modelos, narices de enólogos o manos de pianistas. Revilla conoce pocos mercados que pretendan tener la capacidad y experiencia para asegurar ese tipo de cosas. Se trata de un nivel de especialización que permite tener acceso a mercados con una ventaja competitiva en los que Lloyd’s es resiliente y cuenta con capacidades que otros no pueden replicar.

“Lo vemos en nuevos productos, como por ejemplo Cyber, una línea de negocios muy nueva en los que Lloyd’s tiene un gran porcentaje de negocios y la exposición es grave. WannaCry impactó a más de 150 países en un minuto. Es una catástrofe de la cual no hay récord en la historia.

Ninguna catástrofe natural, ni creada por el hombre, ha tenido un impacto tan amplio. Es un nuevo tipo de riesgo y ahí tenemos una ventaja, porque ya somos líderes en esa línea. Por eso es que Inga Beale, nuestra CEO, estuvo ahora en la Convención de AMIS hablando sobre nuestra experiencia en Cyber”.

Lo que se ha observado en Lloyd’s es que las catástrofes que más van a impactar sobre las grandes ciudades ya no serán necesariamente naturales, sino las creadas por el hombre: pandemias, shocks del mercado, riesgo político, cyber-ataques, virus creados…

El crecimiento en México y América Latina

“El mercado de seguros y reaseguros tiene que crecer en Latinoamérica porque no tiene todavía la penetración que debería en el Producto Interno Bruto. Por ejemplo, en México el ratio es muy bajo. Aunque está creciendo el sector de manera persistente en los últimos años, aún no alcanza los niveles de países desarrollados, lo que abre un panorama interesante en seguros. También creemos que el reaseguro tiene potencial de crecimiento”, advierte Revilla.

Este potencial tiene ya al directivo en pláticas con los Managing Agents de Lloyd’s buscando convencerlos de que vengan a México y se instalen en una misma ubicación. Explica: “Pueden quedarse con nosotros, pues es un servicio que damos en Colombia, Brasil, o lugares como Singapur o Dubai. Yo estaré encantado en tenerlos aquí, porque podemos hacer sinergia al estar varios sindicatos juntos. Porque cuando un bróker quiere colocar un negocio, en lugar de ir a cinco sitios, tiene un mercado para colocar el riesgo. Así sucede en Londres, con 80 sindicatos negociando diferentes cosas en un solo lugar”.

Retos en la Región

En América Latina hay riesgos. Cuando generas demasiada inestabilidad política y económica, se crea una situación en la que se hacen difíciles los pagos, o ayudar a tus clientes en caso de una catástrofe. Todo, en el extremo, es malo, y con inestabilidad política se generan situaciones críticas, como en el caso de Venezuela, donde no se puede pagar en dólares, o Argentina, que estaba igual hasta la llegada de Macri.

“Pero más allá de ello”, dice Revilla, “lo que sí resulta un obstáculo para el desarrollo del mercado es un proteccionismo orientado a proteger a la empresa local. Detectamos en Estados Unidos con Trump, o en quienes estaban a favor del Brexit, que el sentimiento de proteccionismo está creciendo, con personas que creen que es una opción y no lo es. Para desarrollar un mercado lo mejor es la libre competencia”.

En Latinoamérica observas ese proteccionismo cuando te encuentras con reguladores que crean barreras que no deberían de existir y una maraña de aspectos legales que hace muy difícil que cualquier asegurador o reasegurador internacional opere con efectividad.

Hay otras barreras: como educar a los participantes, tratando de explicar mejor lo que puede hacer Lloyd’s, y cómo puede ayudar al mercado. Esto lo tenemos que hacer con diferentes grupos de personas. El mercado entero. Necesitamos que tengan un mejor entendimiento de lo que podemos entregarles.

Nos toca hacer esto en todo América Latina. Por lo pronto estoy encantado de estar en México y no manejándolo todo desde Londres, aunque era una forma interina de manejarlo. Yo me enfoco en el acceso a los mercados (defender y crear licencias), desarrollar la marca; explicar lo que puede hacer Lloyd’s por los mercados, y asegurarnos que esta institución trabaje de la mano con las empresas locales y asegurarnos que acceder a nosotros sea lo más eficiente para los mercados.

El trabajo de análisis para entender dónde se ubican las oficinas de Lloyd’s se hace de la mano con los managing agents. Ahora mismo están ubicados en Miami con 11 sindicatos basados ahí que ven negocios de la región en Centroamérica. Desde México maneja como corporación a Centroamérica; en Colombia están tres managing agents y desde ahí se maneja el Pacto Andino; en Brasil operan nueve managing agents. “En el futuro me gustaría tener alguna presencia en Argentina o Chile, pero aún tenemos que estudiarlo para ver las posibilidades reales. Siempre recomiendo a los managing agents que vengan a jugar de locales, porque les va a dar acercamiento y buena voluntad estar sentados día a día viendo el negocio en el país”, refiere Daniel Revilla.

Este crecimiento forma parte de la “Visión 2025” que tiene el objetivo de crear un Lloyd’s que sea líder como mercado en seguros y reaseguro especializado, enfocándose en ocho puntos estratégicos: acceso al mercado, el manejo más eficiente del capital, la supervisión eficiente, la facilidad de colocación de negocios, el desarrollo de la marca, el talento, la innovación y la responsabilidad social.

“Estos son los ocho pilares en los que se basa la Visión 2025 y estamos en la corporación trabajando en desarrollarlos. Algunos con efectos más inmediatos que otros, pero todos se desarrollan con el objetivo de ser mejores de cara al futuro”.

Share This Post:

jrconde