El mercado de los seguros en México está muy concentrado y beneficia a pocos

1948_mercado-de-seguros_620x350

El mercado de los seguros desempeña un papel fundamental en la economía y en el desarrollo social de cualquier país del mundo; incluso los seguros vienen a ser una de las expresiones más ponderadas de la evolución macroeconómica, utilizándose con frecuencia la recaudación de primas como indicador económico.

Las formas en que el mercado de los seguros aporta sus servicios al desarrollo económico y social e incrementa la renta nacional son muy variadas.    

El seguro es el instrumento que fomenta la propensión a la inversión productiva de fondos ajenos, ya que las nuevas empresas e inversiones no se producirían sin la garantía de reposición de la inversión en caso de algún siniestro. 

El seguro no solo tiene peso en una economía por su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) de un país, por la cantidad de personas que directamente o indirectamente emplea, o por las inversiones que efectúa. La importancia de esta actividad va más allá, ya que el pago de siniestros genera efectos multiplicadores y contribuye en los niveles de actividad de los distintos sectores.

El sector asegurador en México, actualmente está dominado por muy pocas y poderosas empresas y la participación de este en el PIB nacional es apenas del 2.3 por ciento al cierre de junio del 2015, cifra muy inferior a otras naciones como Chile, en donde dicha participación es poco mayor al 4 por ciento y la de Brasil de 3.5 por ciento, en Estados Unidos es de 8.1 por ciento, mientras que en Gran Bretaña es de 11.8 por ciento.

El crecimiento del sector asegurador en el país ha ido en aumento pero no con la velocidad que se requiere, en 1990 las inversiones del sector ascendieron a 89,000 millones de pesos, para el primer semestre del 2015 ese monto había llegado a 860,600 millones de pesos, la emisión de primas también se ha incrementado notablemente, destacándose Petróleos Mexicanos (Pemex) como la póliza más grande, siendo su renovación para el 2014 del orden de 5,555 millones de pesos.

Según datos de la Asociación Mexicana de instituciones de Seguros (AMIS), las primas en seguros de vida aumentaron 9.1 por ciento en el primer semestre del año pasado, con respecto al mismo periodo del 2014. Mientras que la contratación de seguros en el ramo de accidentes y enfermedades creció 10 por ciento.

La participación en la cobertura de los riesgos de la sociedad en México como generador y promotor del ahorro nacional es incipiente.

Los factores que han contribuido al bajo crecimiento, del sector asegurador en el país se debe a la escasa cultura que se tiene en la previsión de riesgos, la poca capacidad que hay de ahorro de la población en general, los altos costos de estos instrumentos de prevención y la alta concentración del mercado de los seguros.

La Comisión Nacional de Seguros y Fianzas registro en 2015 un total de 104 aseguradoras, de las cuales siete compañías (MetLife, GNP, AXA, INBURSA, Banamex, Bancomer y Mapfre) acaparan 54 por ciento del mercado. Del total de las aseguradoras que hay en el país, el 63 por ciento cuenta con participación de capital extranjero y manejan una cuota de 70 por ciento del volumen de primas.    

Actualmente la aseguradora de origen estadounidense MetLife, que dirige en México Sofia Belmar, es la empresa número uno en este sector, con más de 9 millones de clientes. Al cierre de 2013, el crecimiento de la empresa se ubicó por encima del promedio de la industria, generando el 24 por ciento de las utilidades totales y15 por ciento del total del mercado de los seguros.  

La historia de MetLife en México es de llamar la atención, ya que su mayor penetración del mercado nacional que tuvo la subsidiaria de laestadounidense Metropolitan Life Insurance Company, fue a partir de la adquisición en mayo del 2002 de la Aseguradora Hidalgo, que era propiedad del gobierno federal y Pemex, el monto de la operación fue por 9 mil 200 millones de pesos, cantidad que para muchos analistas significaba una ganga, dado que la empresa estatal tenía utilidades y la firma estadounidense se quedó con una muy buena cartera de los empleados del sector público.

MedLife ganó en abril del 2014  la licitación para operar la póliza de vida  de casi un millón de trabajadores de la administración pública federal. Este contrato que contempla indemnizaciones por fallecimiento e invalidez, tendrá vigencia hasta marzo del 2017.

Durante 47 años, MetLife, antes aseguradora Hidalgo, operó la póliza de vida de los trabajadores del gobierno federal, hasta finales del 2010, cuando Grupo Nacional Provincial (GNP) ganó la licitación de este contrato, para brindar seguros de vida a 9400,000 burócratas, el contrato tuvo un valor de 3,853 millones de pesos.

Tuvieron que pasar tres años para que la empresa aseguradora de origen estadounidense recuperara el negocio del seguro de vida de los empleados federales.

La aseguradora del magnate Alberto Bailleres, GNP, es la segunda con más porcentaje del mercado de los seguros en México con un  12 por ciento del total y también ha sido beneficiada por lucrativos contratos por parte de la administración federal.

El gobierno federal entre octubre del 2014 al 31 de marzo de 2015 pagó mil 594 millones de pesos para la póliza del seguro de gastos médicos mayores de 320 mil servidores públicos a la empresa de Bailleres,

GNP también es la segunda aseguradora con mayor emisión de primas directas de seguros de automóviles con un monto de 7 mil 345 millones 707 mil pesos.

La aseguradora de origen español, Mapfre, ha venido creciendo mucho en el mercado mexicano. El corporativo hispano, adquirió en México la compañía  de seguros Tepeyac.

En 2015 Mapfre participó en la licitación del seguro de daños que contrata Pemex cada dos años y que mantenía Seguros Inbursa de Carlos Slim, desde el 2007.  La oferta de la empresa de origen español con lo cual le fue otorgado el contrato, con la empresa productiva del Estado fue por un monto de 423.3 millones de dólares.

Tras lograr ese contrato con Pemex, Mapfre brincó de 4 por ciento a 7.3 por ciento en la participación en el mercado mexicano de los seguros al cierre del primer semestre del 2015; además pasó de ser el sexto al primer competidor en el ramo de daños del sector, con una participación de mercado de 14.6 por ciento, según cifras de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

El contar con un seguro es muy importante para cualquier actividad productiva, ya sea en el sector rural en que se tiene que asegurar las cosechas, dados el sin número de eventualidades y riesgos que se tienen en ese sector; los industriales del país, también tienen que prevenir las eventualidades que se presentan a diario que pueden frenar su actividad y llevarlos a pérdidas que los hagan quebrar, por lo que tienen que adquirir pólizas para, producción, transporte, comercialización, etcétera y el sector terciario, también tiene que contar, con una seguridad, para el mejor desempeño de su actividad.

Los seguros van más allá de la producción económica y se vuelven también una parte esencial para las familias y la conservación de su patrimonio, como son sus viviendas y automóviles y otros bienes, además de tener la capacidad de ser instrumentos para  un plan de vida, ya sea que por medio de un seguro para contar con ingresos suficientes para un retiro laboral digno o un seguro de vida, para nuestros seres queridos.

Actualmente la mayoría de los mexicanos no cuentan con un seguro para su retiro, ni de vida ya que la mayoría de los trabajadores están en la economía informal, lo que augura que habrá muchos ansíanos en la pobreza en los próximos años.

El mercado de los seguros, enfrentará problemas dado el recorte en el presupuesto de egresos del gobierno federal,  siendo  Pemex la más castigada con 100 mil millones de pesos lo cual provocará una menor inversión  en la adquisición de maquinaria y equipo, habrá menos trabajadores en el sector público y seguramente se le quitará la prerrogativa a la burocracia dorada de contar con un seguro privado de gastos médicos mayores.

Share This Post:

jrconde