CONVOCA LA AMIS AL GOBIERNO A DISEÑAR UNA POLÍTICA PÚBLICA DE ADMINISTRACIÓN DE RIESGOS

meade

Durante el acto inaugural de la 27 Convención de Aseguradores de México (CAM), el presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Manuel Escobedo Conover, convocó al Gobierno, representado en el recinto por el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, a diseñar y establecer una política pública en materia de administración   de riesgos que facilite una mejor visión ante coyunturas difíciles y a través de la cual se puedan convertir los retos del país en oportunidades.

En lo que fue su primer mensaje oficial como presidente de la AMIS, Escobedo Conover precisó el significado de hablar de la función  del  Estado como gran  administrador de riesgos de nuestro  país, y agregó:  México necesita una política pública en materia de administración de riesgos, una política estructurada sobre cuatro   pilares: transversalidad, prevención, centralización administrativa y   profesionalización.

Acto seguido hizo entrega a Meade Kuribreña de un Libro Electrónico, con estudios y propuestas del sector asegurador, así como el Plan Estratégico de Mercado, documento que clasificó de  fundamental y que establece la contribución del sector asegurador en los siguientes puntos: fomento a la prevención, mitigación y protección efectiva de los riesgos. Detonar el bienestar y desarrollo patrimonial del país. Promover la inclusión y educación financiera. Contribuir a la formalidad de la economía y al estado de derecho y generar ahorros importantes para el sector Gobierno.

Pero más aún, Manuel Escobedo subrayó que el Plan Estratégico y la visión de país deben ir más allá de las buenas intenciones. Es decir, contar con una buena ejecución y gestión. “En la industria de seguros creemos que México debe transitar de la cultura del mañana a una cultura de cero tolerancia a las excusas”, apuntó.

El presidente de la AMIS indicó también que es necesario dejar claro  que la administración  pública del  riesgo  no se refiere exclusiva  ni primordialmente al seguro de los bienes propiedad del  Estado. Cuando  hablamos  del  papel del  Estado  en  materia de riesgos súbitos e imprevistos,  hay que recordar que, en muchos sentidos, el Estado es el garante de último recurso y  que, por lo tanto, debe actuar como un superadministrador de  los  riesgos  que  afectan  no solo a los bienes  públicos, sino también de todo aquello que afecta a la economía  y a la sociedad.

La  historia  muestra una  y otra  vez  que cuando las pocas entidades públicas o  privadas que  tienen un plan de contingencia y de recuperación, viven una catástrofe, son capaces de  levantarse rápidamente y de hacerlo fortalecidos

El mundo se encuentra en una época marcada por la globalización, la revolución digital y el  acceso  a  la información. En el libro electrónico, que lleva por título “El cliente del futuro en seguros”,  se  estudian estos tres fenómenos que están transformando todos los ámbitos  del planeta y ante los cuales el sector  asegurador  no es la excepción.

En ese sentido, Escobedo Conover señaló la necesidad de incorporar  de manera ordenada y efectiva los   cambios  que ofrecen las Insurtech,  tanto  en  el ámbito de la  distribución  como   en  la  atención  de  siniestros  y   operación  de  las  entidades  que   participan  en  nuestra  industria.

El presidente de la AMIS señaló asimismo que en  México,  como en el  resto del mundo, la   sobrerregulación es una preocupación creciente para el sector asegurador, e hizo un llamado a evitar  que el exceso normativo ocasione que las inversiones disminuyan y que ello termine  repercutiendo  en  mayores costos para el consumidor.

El logro de la visión de país requiere que tanto el sector  público como el  privado  establezcan  planes de acción y que éstos se contrasten en un diálogo constructivo y concreto, porque con  la  conveniente desaparición de  las grandes aseguradoras estatales se  diluyó la necesaria estrategia  de administración de riesgos del Estado.

“México  necesita  una  propuesta  en  materia  de  administración  de  riesgo   al  más  alto  nivel.  Por  el  momento  ni  el  país  ni  el  Estado  tienen  una   política  en  esta  materia,  lo  que  implica  grandes  oportunidades  para   todos”.

En el sector seguros nos encontramos haciendo los estudios pertinentes para confirmar  una  hipótesis un tanto sorprendente: creemos que asegurar al sector público en México no es   particularmente rentable para las aseguradoras y resulta ineficiente para el Estado. En materia de  seguros,  la Ley de Obras Públicas dificulta la innovación entorpece  la  , administración  y  no  garantiza  la  transparencia.

Hoy nos encontramos a  escasos 18  meses del cambio de  Gobierno.   Para  algunos  es  el  final  del  sexenio;  para nosotros, la recta final;  la  oportunidad de convertir  una  coyuntura  difícil  en  una  oportunidad, y asegurarnos de que la reforma estructural que emprendió el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto sea  la  base  para  la  construcción  de  una  nueva  visión  de  país.

Señor secretario: Necesitamos una política  pública en materia de administración de riesgos.  En el  sector privado creemos en la fuerza de México y sabemos  que ahora más que nunca es importante  redoblar esfuerzos. Reconocemos su valiosa labor como funcionario público probo y eficaz.       México lo necesita, usted puede contar con el apoyo institucional  del sector  asegurador,  México  puede contar con nosotros.

El gobierno acepta invitación del sector y enlista otros pendientes

Tras la invitación de Manuel Escobedo al Gobierno para diseñar y establecer una política pública en materia de administración de riesgos, el secretario de Hacienda José  Antonio  Meade  Kuribreña aceptó la propuesta y al tiempo enlistó otros pendientes en los que también necesitan trabajar, entre ellos acercarse de mejor manera a los  clientes, así como las  formas para hacerlo.

Planteó  el  reto  de  aprovechar  la  tecnología que ofrece  Insurtech con el objetivo de entender  las  expectativas de los clientes  y así acercarles fórmulas mucho más ágiles de contratación en  materia de siniestros.

El secretario Meade agregó que tenemos que colaborar en la cadena de inversión productiva  e   infraestructura.  El sector asegurador ha sido denominado muchas veces como el banquero  silencioso; pero, por su perfil de riesgos,  por su horizonte de planeación se convierte en una  fuente  natural de recursos para la inversión productiva y de infraestructura.

Share This Post:

jrconde