Conozca el alcance de los seguros de accidentes escolares

fp_650_seguros_070817_0

Tener la certeza de que los pequeños de la casa están protegidos aun cuando están fuera de su alcance en lugares como la escuela es primordial, y por ello los seguros escolares son una alternativa para elevar el grado de protección con que cuentan los estudiantes.

Sin embargo, para no llevarse una mala sorpresa, es indispensable conocer a fondo cómo operan estos productos y cuáles son sus alcances, es decir, en qué circunstancias puede esperar un rembolso o pago de la aseguradora y en cuáles no.

A decir de Eduardo Villegas, director general de HIR Seguros, el producto estándar de seguro de accidentes personales escolares se enfoca en proteger al alumno con el rembolso o pago directo de gastos médicos por accidente.

“Los principales accidentes se dan durante tiempos recreativos como el recreo y en algunas actividades físicas, como resbalones y descalabro, principalmente en preescolar y primaria, cuando los niños juegan y son más inquietos”, explicó.

Entre los incidentes más frecuentes destacan las roturas o fracturas de huesos y raspones, que requieren de algún tipo de atención médica que va desde una radiografía o yeso, hasta el uso de bandas o férulas.

De acuerdo con el especialista, el gasto por este tipo de incidentes puede ir desde 1,500 hasta 3,000 pesos, dependiendo del tipo de hospital, la zona y el tratamiento que se requiera.

Este monto asciende a un rango entre 10,000 y 12,000 pesos para problemas más graves como golpes en la cabeza que requieren de una tomografía, y en caso de grados mayores como la preparatoria o universidad, en eventos deportivos se puede requerir de una operación rápida que puede oscilar entre 25,000 y 30,000 pesos.

Lo usual es que estas coberturas cubran cualquier accidente que ocurra en el transcurso desde la casa del alumno a la escuela, mientras esté en el plantel educativo, y en el trayecto de la escuela a su casa.

Las actividades extraescolares como competencias, eventos deportivos, cursos de verano o prácticas sabatinas en ocasiones están cubiertas siempre que sean supervisadas por la escuela, lo cual varía entre una cobertura y otra.

Además de la póliza estándar, existen otras con un mayor alcance, como la que ampara muerte accidental, que en el caso de un menor, explicó Eduardo Villegas, lo que se cubre es el gasto funerario y no una indemnización por ser menor de edad.

Otro tipo de póliza es la que cubre pérdidas orgánicas, es decir, extremidades. “Es poco frecuente (que se utilice) aunque existe. Está disponible para escuelas técnicas que hacen sus prácticas fuera, en áreas como la ganadería y agricultura”, refirió el directivo.

El costo de estos seguros dependerá del monto de protección que quiera. Si se contratan de manera colectiva por parte de la escuela, cada alumno asegurado paga entre 40 y 50 pesos anuales, y este monto puede ascender a 100 pesos para montos de protección mayores.

Si se contratan de manera individual, estas pólizas tienen un costo anual de alrededor de 500 pesos.

Atento con las exclusiones

Este tipo de seguros están enfocados a incidentes escolares, por lo que las principales excepciones para su cobro se traducen en incidentes que ocurran en casa o bajo la custodia de sus padres, pues lo que cubre son eventos supervisados por la escuela o su personal administrativo.

Otra exclusión es que el rembolso sólo se da como consecuencia de un accidente, es decir, las incidentes derivados de condiciones preexistentes, enfermedades o accidente previos no son responsabilidad de la aseguradora.

“A veces la confusión con los padres de familia son las enfermedades; por ejemplo, si el niño se intoxicó por un alimento que trajo de casa, esto queda excluido porque no es una póliza completa de gastos médicos, porque si lo fuera sería muy cara”, detalló Eduardo Villegas.

En algunas instituciones y estados, es obligatorio

En entidades como la Ciudad de México y el Estado de México se dispone de seguros que cubren accidentes y gastos funerarios en todos los niveles educativos, para lo cual es necesario reunir algunos requisitos para hacer válida la protección.

Entre los requisitos más comunes está la credencial vigente del alumno; un aviso de accidente o enfermedad e instrucción de pago finiquito e informe médico; un informe del médico tratante; los comprobantes originales de gastos en caso de accidente, con requisitos fiscales y desglosados a nombre del alumno si es mayor de edad, o del tutor en caso de ser menor de edad.

Asimismo, se pueden solicitar los estudios practicados que corroboren el diagnóstico, así como otros requerimientos que establezca la aseguradora en turno.

Por otra parte, se recomienda que revise la situación particular de la institución educativa de sus hijos, dado que algunos planteles privados requieren obligatoriamente de un seguro al inicio del ciclo escolar, y otros ya cuentan con uno, como el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) y los planteles del Colegio de Bachilleres.

Share This Post:

jrconde