Asesorar a sus clientes, reto de aseguradoras

En la actualidad, uno de los grandes retos que enfrentan las aseguradoras en México es asesorar a sus clientes de una manera adecuada para que estén al tanto de lo que les ofrece su póliza de seguro y cuáles son las coberturas.

De acuerdo con Guadalupe de la Torre, directora de Daños de Lockton México, las aseguradoras deben explicarle a sus clientes, de una manera fácil y detallada, qué tipo de productos tienen, las coberturas de éstos y cuál se adapta más a sus necesidades.

“El reto es que lleguemos al usuario normal, a aquel que no conoce de seguros, que no es un experto. Tanto aseguradoras como brókeres debemos hacer que la información sea fácil de digerir, de entender cuál es la manera en la que puede contratar un seguro y que tenga entendimiento de éste”, expresó.

Además, precisó que es importante que las aseguradoras denoten confianza a sus clientes, para que éstos tengan la seguridad de que, cuando ocurra un siniestro, se le va a indemnizar.

Indicó que al no haber una cultura del seguro en México, las personas piensan que comprar un seguro sólo se traduce a un gasto extra, cuando en realidad es una herramienta que les ayudará a resguardar su patrimonio —o el de sus familiares— ante los siniestros que se puedan presentar.

Sin embargo, acotó que las aseguradoras no sólo deben “vender por vender”, sino cubrir las necesidades específicas del cliente.

“Cuando cubrimos esa necesidad, nuestra labor empresarial se cumple porque no es nada más que se deba vender una póliza, sino más bien vender aquello que en verdad necesita mi asegurado”, aseveró.

SISMOS DEJAN APRENDIZAJE

Refirió que tras los sismos ocurridos en septiembre del año pasado, las principales dudas de los asegurados ante los siniestros eran cuál sería el monto por el cual se le iba a indemnizar, qué papeles debían entregar y cuánto se tardaría la aseguradora en pagar dicho monto.

“Por cosas así es importante que tanto aseguradoras como brókeres hagan el acompañamiento de sus clientes para que, en caso de algún siniestro, el proceso para la indemnización se logre de la manera más rápida y óptima”, mencionó.

Agregó que, por ejemplo, en un caso uno de sus clientes no tenía contratada la cobertura para terremoto, por lo cual tras el sismo del 19 de septiembre decidió comprar una póliza que lo cubriera para un evento similar.

“En un análisis de lo que ocurre después del sismo lo que vemos es que todos somos vulnerables, más en aquellas zonas que están observadas como de alto riesgo. En México, las aseguradoras y los intermediarios sabemos cuáles son estas zonas más vulnerables, por lo cual es importante que si se presentan riesgos, éstos se transfieran a las aseguradoras. El reto importante es cómo hacer que los productos lleguen y se genere un cambio en la cultura para que las personas se aseguren”, acotó.

De acuerdo con los últimos datos actualizados de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, los sismos de septiembre generaron un total de 43,130 siniestros; en México, sólo 26% de las viviendas cuenta con un seguro de casa habitación pero, sin contar las hipotecas, la penetración apenas es de 6.5 por ciento.

Share This Post:

jrconde