Aguas Profundas | Las deudas de Pemex

Uno de los procesos que se están poniendo en marcha en el gobierno federal es el cierre de la administración y eso incluye, por supuesto, los contratos pendientes y los pagos a proveedores.

El problema es que esta deuda de Pemex es de cerca de 40 mil millones de pesos y se teme de que este monto aumente hasta los 60 mil millones o más, una cifra similar a la de 2017; los contratistas nos dicen que el proyecto en enero era diferente.

Antes pensaban terminar con entre 25 y 30 mil millones de pesos en Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (ADEFAS) y que el nuevo gobierno no tuviera empacho en reconocer los proyectos nuevos, pero las cosas cambiaron cuando gana AMLO con Morena y no los candidatos del PRI o del PAN.

Ahora lo que hay es una enorme prisa por sacar pendientes, firmar contratos y cerrar oficinas y eso puede provocar que los adeudos se disparen y la deuda que reciba el siguiente gobierno no sólo sea más alta, sino que, además, no la vayan a querer reconocer. Por eso es que necesitan aumentar las ADEFAS que es un compromiso oficial, de otra forma no se pueden hacer.

El nivel más alto de adeudos se alcanzó en el 2014 con adeudos por 167 mil millones de pesos, en el 2015 este nivel fue de 152 mil millones y ya con menores presiones se llegó a los 73 mil millones en 2016 y a 57 mil millones para el 2017.

El caso es que para finales de este año la meta era muy diferente porque el contexto cambió de manera radical.

En el cambio de gobierno de Zedillo a Fox el nivel de las ADEFAS fue de 30 mil millones; de Fox a Calderón fue de 35 mil millones; de Calderón a la Actual administración fue de 116 mil millones de pesos una situación que se podría repetir con el siguiente cambio de gobierno. Y justo eso es lo que se quiere evitar.

1.-La semana pasada circularon intensamente los nombres de Octavio Romero Manuel Bartlett para dirigir PEMEX y CFE, respectivamente. El objetivo era recoger la opinión de la industria energética nacional e internacional. Quienes han sido los principales receptores de dichas opiniones son Alfonso Romo y Carlos Urzúa. Lo que se ha dicho ha obligado a retrasar los nombramientos. Lo que se quiere es buscar los mejores perfiles para las empresas productivas del Estado y, al mismo tiempo acomodar las fichas más leales. Pronto sabremos la decisión.

2.-Por cierto, nos dicen que no hubo debate entre Alfonso Romo, mano empresarial del próximo gobierno, y Rocío Nahle, nominada a la secretaría de Energía. La posición es apoyar la reforma energética y dar el consejo de esperar.

3.-Al que le van a revisar todo lo autorizado, según, es a los presidentes de la CNH, Juan Carlos Zepeda Molina; y de la CRE, Guillermo García Alcocer, nada más para ver que todo esté en su lugar. En realidad, no hay nada contra ellos, pero igual los van a checar.

Share This Post:

jrconde