5 errores comunes al contratar un seguro de daños a terceros

Seguro-Daños-Terceros-620x330

A decir de AIG Seguros México, las disposiciones del reglamento de tránsito de la Ciudad de México no sólo generarán mejores hábitos viales, sino también un potencial ahorro en los gastos que implica a los automovilistas tener un accidente.

Emmanuel Jiménez, responsable del seguro de automóviles en AIG Seguros México, recuerda que el costo promedio de los accidentes viales es de 24 mil 600 pesos, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), riesgo que incentiva a cualquier automovilista a contratar un seguro de responsabilidad civil, conocido como de “daños a terceros”.

“Si esos conductores hubieran contado con un seguro de responsabilidad civil, muy posiblemente se habrían quedado a responder por el daño causado, pues esta cobertura por lo general no tiene deducible”, menciona el funcionario de AIG Seguros México.

El costo de una póliza de este tipo ronda entre 800 a mil pesos anuales, una inversión que debe cuidarse desde el momento en que se está adquiriendo el seguro.

Para tal fin, Emmanuel Jiménez comparte los errores más costosos en los que podría incurrir un automovilista al momento de adquirir una póliza de responsabilidad civil:

1.Desconocer el alcance de la cobertura contratada

Parece una simpleza, pero tu póliza puede darte dolores de cabeza al momento de tener que hacerla efectiva, debido a las restricciones que tienen algunos seguros al cubrir un accidente, como limitar el número de eventos cubiertos o imponer una cantidad al contratante: el llamado “deducible”.

2.Menospreciar el monto de la suma asegurada

Cumplir con el reglamento no exime al asegurado pujar por el beneficio máximo a la hora de contratar el seguro. Es conveniente que la suma asegurada de responsabilidad civil sea de al menos 3 millones de pesos, ya que es la cantidad mínima que te ofrecerá cobertura tanto a nivel estatal como federal.

3.Pasar por alto “candados” que invalidan tu seguro

Aunque es poco común, no olvides verificar si tu seguro de responsabilidad civil estipula sanciones en caso de que el conductor no sea el mismo que el contratante de la póliza. Este simple detalle podría darte más problemas que soluciones.

4.Desconocer los límites de tu póliza

No prestar atención a las exclusiones es desconocer las situaciones en que tu póliza podría dejarte en el desamparo. Al leerlas a detalle sabrás a ciencia cierta bajo qué términos y con qué alcance estás asegurado.

5.Signar un contrato “viciado”

La diferencia entre modelo 2006 y 2016 va más allá de un número. Por muy trillado que suene, verifica que tanto tus datos como los de tu automóvil sean los correctos en la carátula de la póliza.

En caso de tener un error de este tipo, deberás solicitar a la aseguradora rectificarlo en un plazo de 30 días.

Share This Post:

jrconde